Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Guía para Comprar Calcetines de Ciclismo con Características, Materiales y Usos Habituales

El ciclismo es un deporte sofisticado en el que entran en juego numerosas tecnologías. Lo normal es pensar que esos avances se dan en el diseño de bicicletas, aunque, la verdad, su presencia es total. Los calcetines de ciclismo son un ejemplo de este grado de sofisticación, un equipamiento indispensable que, según la elección que hagas, puede redefinir tus salidas a la carretera y la montaña. Leer más

Características principales de los calcetines de ciclismo

A la hora de comprar calcetines de ciclismo, no vale con escoger el más atractivo ni el que conjuntará con el maillot u otras prendas.

Hay que tener en cuenta cada factor, ya que una mala elección puede convertir esta prenda en una fuente de problemas.

Confort

Los calcetines de ciclismo tienen que ser cómodos. Aquí estamos todos de acuerdo. Un calcetín que no ajusta, que aprieta demasiado o que no protege como es debido suele generar rozaduras y terroríficas ampollas.

Lo ideal es que no se note que los llevas puestos, que pasen inadvertidos, que funcionen como una segunda piel que, no solo conforta, también protege de los rigores propios de una disciplina tan exigente.

Las fibras elásticas están al orden del día. Materiales como la lycra se emplean para mantener la compresión y evitar así que los calcetines bailen o formen arrugas que, en combinación con las zapatillas, causen herida.

Altura de los calcetines de ciclismo

Aquí llegamos a una polémica arrastrada durante años por la comunidad ciclista. ¿Qué calcetines escoger? ¿Calcetines de caña alta o baja?

La respuesta te la dan en la UCI, la Unión Ciclista Internacional, que en los últimos años ha determinado la altura estándar para los calcetines de ciclismo. A grandes rasgos, no deberían superar la mitad de la distancia existente entre el tobillo y la rodilla, lo que conlleva un problema: cómo llegar a una conclusión si cada persona tiene las piernas distintas. Incluso personas de la misma estatura presentan piernas más largas que otras.

De todos modos, estas medidas son propias del ciclismo de competición. Los y las aficionadas pueden escoger los calcetines que mejor se adapten a sus necesidades. En cualquier caso, la UCI quiere controlar la proliferación de calcetines de caña alta, los que alcanzan la rodilla, así como los calcetines de compresión, caracterizados por las ventajas que proporcionan a nivel de circulación y aerodinamismo.

Tienes qué decidir que tipo de calcetines usar. Tan solo ten en cuenta que, si compites, te interesa entrenar en las mismas condiciones.

Transpirabilidad

En esto no hay debate: los calcetines de ciclismo han de ser finos y transpirables. Piensa que se tienen que adaptar a la zapatilla y que, lo más probable, es que te pases unas horas pedaleando hasta que vuelvas a quitártelos.

No pueden retener el sudor. Interesa que estén secos y frescos el mayor tiempo posible.

El exceso de sudor, especialmente, durante el invierno, puede acarrearte problemas de circulación y un desagradable contraste entre las bajas temperaturas y tus pies mojados.

Entre las tecnologías favoritas de los ciclistas, destacan los calcetines con hilos de cobre, que no solo ofrecen protección contra las bacterias, también agilizan la regeneración del tejido dañado previamente por los hongos o las rozaduras.

Protección ante las temperaturas

La mayoría de ciclistas no renuncian a salir a pedalear en invierno. A ciertas horas, ni el uso de varios calcetines convencionales, uno sobre el otro, evitará que los pies se enfríen. En estos casos, solo la tecnología puede ayudarte.

El diseño de calcetines de ciclismo incluye materiales térmicos ultrasofisticados como los hilos biocerámicos que, no solo aíslan de las bajas temperaturas, también reflejan el calor que los pies emiten, evitando así la pérdida de temperatura.

Recuerda que el calcetín debe adaptarse al pie, así que la solución no consiste en acumular capas que luego resulten incómodas al calzar la zapatilla. La respuesta está en los materiales de toda la vida, ya que algunos, como la lana de merino, funcionan de maravilla en invierno; otros, en cambio, incluyen un doble tejido, con una capa exterior acrílica y una interior térmica. La combinación de ambas logra que tengas los pies calientes en cualquier circunstancia.

Protección durante el pedaleo

Un error en el pedaleo puede derivar en rozaduras y ampollas. En estos casos, interesa que nuestros calcetines de ciclismo incluyan protecciones adicionales. Lo habitual es que aparezcan en la puntera y en el talón, zonas de mayor impacto del pedal. Todo depende de la modalidad que practiques, ya que, por ejemplo, el ciclismo de montaña tiende a ensañarse más con los tobillos y las espinillas.

En ambos casos, los calcetines de ciclismo incluyen refuerzos basados en espumas muy técnicas que, aun pasando inadvertidas, ofrecen una protección mínima ante los golpes. También acostumbran a emplearse tejidos de rizo que, además de sumar resistencia técnica, añaden un extra de amortiguación.

Los mejores calcetines de ciclismo se diseñan para repeler el agua, también para resistir el viento, ya que las condiciones de la marcha nunca se pueden anticipar al 100%.

Más allá de esta protección propia del calcetín y la zapatilla, puedes complementarla con cubrezapatillas que añadan un plus de resistencia al conjunto sin sacrificar la movilidad del pie.

Ventajas estéticas

No nos vamos a engañar: unos calcetines de ciclismo también deben ser bonitos. O, más que bonitos, deben ir acordes con nuestro carácter. A algunos ciclistas les gustan los diseños sobrios, a otros, los calcetines divertidos. En otras ocasiones, nos gusta lucir la marca en la que confiamos.

Existe un componente psicológico a la hora de vestirnos, de no sentirnos a gusto con las prendas que llevamos, nuestra confianza puede resentirse.

Biomecánica y calcetines de ciclismo

Si pasas muchas horas sobre la bici, es probable que te hayas planteado un estudio biomecánico que arroje pistas sobre tus hábitos sobre ella, tanto los buenos como los malos. Piensa que el ciclismo trabaja por repeticiones, miles de ellas, así que una posición errónea sobre la bicicleta puede derivar fácilmente en una lesión.

Los calcetines que emplees se suman a este análisis, ya que tu pedaleo con calcetines de ciclismo de invierno no es el mismo que con unos de verano, ni tampoco ofrecerás el mismo ritmo con unos calcetines que transpiren bien que vistiendo otros con tendencia a enfriar el pie en exceso.

Por otra parte, no cargues a tus calcetines de demasiada responsabilidad, no trates de compensar malos hábitos de pedaleo o decisiones precipitadas. Por ejemplo, compensar unas zapatillas que no acaban de ajustar con calcetines más gruesos o proteger el pie de las temperaturas extremas con inventos caseros.