El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Comprar Frenos de Bicicleta - Tipos y Recomendaciones

La compra de unos frenos de bicicleta es una decisión que marca la forma en la que conducirás. Es una decisión subjetiva y también condicionada por tu inversión, ya que puedes decidirte por un sistema clásico de frenado o atreverte con otros más actuales. La cuestión es que, sin una guía, es muy fácil perderse entre frenos hidráulicos y mecánicos, frenos cantilever o frenos V-Brake. Algunos te ofrecerán una frenada más precisa y elegante, aunque requerirán más mantenimiento, mientras que otros, caracterizados por una frenada algo más tosca, tendrán menos reparaciones. Leer más

La importancia de los frenos de bicicleta

Por freno de bicicleta conocemos al sistema que permite reducir o mantener la velocidad de la bici sin incrementos no deseados. Por lo general, funcionan a partir de una maneta ubicada en el manillar y conectada con la llanta o el buje de la bicicleta, en la rueda. La historia de los frenos de bici recorre un curso paralelo a los del propio ciclismo, evolucionando desde rudimentarios sistemas de frenado a sofisticadas tecnologías en las que intervienen cada vez menos piezas. Tener absoluto control de la velocidad de la bicicleta es fundamental en su dominio, especialmente cuando compites, donde cada tramo del recorrido presenta unas exigencias distintas.

Tipos de frenos de bicicleta

En la actualidad, el número de tipos de frenos de bicicleta se ha reducido considerablemente. Impera el gusto de los usuarios, una serie de categorías que, aun siendo pocas, también dan para pensárselo mucho, en especial, dependiendo del tipo de bicicleta que montes. Algunos de ellos se recomiendan para bicicletas de montaña, mientras que las bicis de carretera tienden a emplear sistemas ligeros y con una respuesta precisa. También podemos encontrarnos sistemas que, pese a su sencillez, no pasan de moda, como los frenos de zapata.

Frenos de aro o llanta

Estamos ante una de las tipologías más comunes dentro de los frenos de bicicleta. Reciben su nombre de su procedimiento, ya que la fuerza de frenado se aplica a la llanta de la bici. Al ser un mecanismo sencillo y popular, acostumbran a ser los más económicos del mercado. El precio a pagar es que tienden al sobrecalentamiento, un incremento de temperaturas que no suele sentar bien a la cubierta, con tendencia al pinchazo. Igualmente, la llanta sufre más con este tipo de frenos que con otros sistemas, aunque también es cierto que los fabricantes mejoran sus modelos cada temporada. 

Frenos caliper

Los frenos caliper son una variedad de los frenos de aro y representan a todos aquellos sistemas que, montados en un punto superior de la rueda, se accionan por medio de un cable. Suelen verse en las bicicletas de carretera.

Frenos cantilever

Los cantilever son frenos de llanta también, aunque de tiro central. Son del gusto de los profesionales por su precisión, en especial, dentro del ciclismo de montaña, aunque es cierto que requieren un mantenimiento superior a la media.

Freno V-Brake

Los frenos V-Brake son un universo en sí mismos. No distan mucho de los cantilever, podría decirse que son una variante patentada de estos. Encontramos su ubicación como principal diferencia, ya que los brazos acostumbran a ser más largos y a nivel de instalación requieren más cableado.

Frenos de buje

Los frenos de buje actúan sobre esta zona de una forma parecida a como los frenos de aro ejercen presión sobre la llanta. Su diseño incluye un brazo que se sujeta a la horquilla para evitar conflictos con otras piezas de la bici. Aunque son menos populares que los frenos de llanta, cada año crece su aceptación entre los ciclistas.

Dentro de los frenos de buje nos podemos encontrar los frenos de contrapedal, muy presentes en las bicicletas infantiles y conocidos por la posibilidad de pedalear en retroceso; los frenos de tambor, menos eficaces y más pesados; y los frenos de disco, el buque insignia entre los frenos de buje.

Frenos de disco - Mecánicos e hidráulicos

Los frenos de disco (o de maza) ya constituyen una clase de frenos de bicicleta en sí, ya que, por sus prestaciones, se han independizado rápido de otros modelos similares. Su elección es la gran pregunta de los ciclistas de montaña, que se debaten entre los frenos de disco mecánicos o los hidráulicos.

  • Los mecánicos funcionan a través de un cable conectado a la maneta del manillar. Al accionarse, también se acciona el disco de freno.
  • Los hidráulicos cumplen el mismo cometido a partir de la presión que ejercen una serie de fluidos, principalmente, aceites específicos que regulan con precisión la fuerza de frenado. 

¿Qué freno de bicicleta escojo?

La decisión es importante pero completamente subjetiva. Sí que es cierto que una inversión mayor te dejará más tranquilo, en especial, si eres un entusiasta de la bici que aún se atreve a los ritmos de los profesionales. Pero, en esencia, cada uno de estos tipos de freno tiene sus pros y sus contras. Piensa que, de tener solo contras, hace tiempo que habrían desaparecido del mercado.

Los ciclistas tienen en cuenta a la hora de comprar sus frenos de bicicleta lo siguiente:

  • Las condiciones climatológicas que recorrerán, ya que si el ambiente es húmedo y las lluvias constantes, interesan frenos como los V-Brake antes que los frenos que usan pastillas sensibles al agua. Al mojarse, reducirán su rendimiento, algo que no te puedes permitir, por ejemplo, durante un descenso.
  • Tiempo de revisión. Tu bici requiere mantenimiento, pero si solo haces salidas esporádicas, ¿para qué comprarte unos frenos de bici que requieren revisiones constantes, incluso cuando no los estás empleando? En este caso, apuesta por lo clásico. Lo mismo ocurre con la sustitución de piezas, ya que si, cada dos por tres, tienes que cambiar las pastillas de freno por unas nuevas, si no se te da bien, al final acabarás odiando tu bici.

El gasto adicional también condiciona al comprar un freno de bicicleta, ya que una cosa es adquirir el sistema y otro las pastillas de freno, que pueden ser más o menos costosas según la marca y los materiales empleados.