El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Cómo Elegir el Mejor Cuadro de Bicicleta

El cuadro de bicicleta, a modo de esqueleto, es el eje en torno al que giran muchas de las funciones de tu bici. Pero que sea una intersección no quiere decir que su elección sea sencilla, que te puedas acoger a un estándar que funcione para todas las variantes del ciclismo; elegir el cuadro de bicicleta implica atención a la disciplina que practicas y al rendimiento que quieres obtener con este importante componente. Leer más

Qué es un cuadro de bicicleta

El cuadro de bicicleta es una estructura tubular que ofrece sostén al conjunto de la bici. Adopta forma geométrica, con tendencia a distribuirse en triángulos; dos, en concreto. A lo largo de sus tubos se distribuyen otros componentes de la bicicleta, como el manillar, las ruedas o el sillín, así que la elección del cuadro de bicicleta influye en la compatibilidad de esos componentes, tanto las grandes como aquellas que se nos pueden pasar por alto a simple vista.

Por lo general, esta consideración solo afecta a bicicletas muy personalizadas, como ocurre con los cuadros de gravel y ciclo-cross o en el momento en que el cuadro se deteriora o, directamente, se rompe en un accidente. No es lo habitual en la mayoría de usos que hacemos de la bicicleta, pero a la que te inicias en disciplinas de montaña o, directamente, disciplinas acrobáticas como el BMX, esta posibilidad existe, aparecerá en cada circuito al que te enfrentes.

Los tubos de un cuadro de bicicleta

Cualquier bicicleta dispone de un cuadro segmentado en tubos. Su combinación conforma esos triángulos a los que se asemeja. En sí son cuatro, más una serie de tubos menores llamados vainas.

El tubo del asiento se ubica en la parte superior del cuadro. Parte del eje de centro, del pedalier, hasta el sillín.

El tubo superior es el elemento menos uniforme del cuadro de bicicleta, ya que puede ser recto o inclinarse o curvarse según el modelo de bici. Se inicia en el tubo de la dirección y culmina en el tubo del asiento. Podría decirse que esta distancia es fundamental para medir la talla del cuadro.

El tubo de la dirección es el más corto de los cuatro. Une el tubo superior con el inferior. Su longitud también varía según el modelo de bicicleta. En él se instala la horquilla.

El tubo inferior describe una diagonal desde el eje de centro hasta la parte inferior del tubo de la dirección, cerrando así una suerte de estructura triangular.

Las vainas, por su parte, representan a dos juegos de tubos, de menor diámetro que el resto de componentes del cuadro. Se dividen en vainas superiores e inferiores. Las primeras van del tubo del asiento a las sujeciones de la rueda trasera. Las segundas van de la rueda trasera al eje de centro.

Materiales habituales de los cuadros de bicicleta

Aunque cada año aparecen materiales y aleaciones que aspiran a revolucionar el mercado, como el cromo, el vanadio o la fibra de basalto, la gran mayoría de cuadros de bicicleta son en acero, fibra de carbono, aluminio y titanio.

Cada material ofrece resultados distintos, aunque la mayoría giran en torno a una reducción de peso y un incremento de la resistencia, en especial, en cuadros de carretera.

En cualquier caso, has de tener en cuenta el uso que le darás a la bicicleta, ya que, para salidas puntuales, no te conviene invertir en materiales propios de bicicletas profesionales. Igualmente, la ruta es importante: si lo tuyo es la carretera, quizá te interese un material que te permita ganar segundos; mientras que los materiales resistentes puedes reservarlos para las irregularidades de la montaña.

Como, en el fondo, comprar una bicicleta es una inversión, tendrás que evaluar cuánto quieres pasar con ella. Algunos materiales están hechos para durar, resisten mejor al paso del tiempo, mientras que otros ya dan muestras de deterioro al primer año, por eso resultan más económicos e idóneos para bicicletas de “batalla”.

Cómo medir la talla del cuadro de bicicleta

Los cuadros de bicicleta tienen tallas. Una mala elección de la talla puede volver la conducción imposible. Al igual que ocurre con una prenda, la talla de la bicicleta determina lo cómodo que te sientes sobre ella y el grado de control que consigues.

La talla no es una serie de estándares al que se adhieren todas los fabricantes. Influyen en ella factores como la disciplina a la que está destinada el cuadro, el país de fabricación y la marca en sí, que puede estar especializada en un rango concreto de tallas.

Lo habitual es que las mejores marcas ofrezcan explicaciones detalladas sobre sus cuadros de bicicleta; así la decisión es más sencilla.

Eso sí, acostúmbrate a moverte entre diferentes sistemas de medición, porque, lo más probable, es que te encuentres cuadros cuyas medidas están en centímetros y otros en las que aparecen en pulgadas.

El reach y el stack son dos valores que ayudan a acertar a la hora de comprar un cuadro de bicicleta.

El stack es la distancia vertical entre el centro del pedalier respecto al mismo centro de la parte superior del tubo de dirección. Es una línea recta.

El reach es la distancia horizontal hace lo mismo desde el eje del pedalier a la sección superior del tubo de dirección.

Con estas dos cifras podrás comparar distintos cuadros. Da igual que estén diseñados para disciplinas distintas, esas medidas determinarán el aerodinamismo de tu postura, el confort y la distribución de ciertas piezas de la bicicleta que, en otras circunstancias, podrían dificultar el pedaleo.

Diferencias entre cuadros de bicicleta para hombres y mujeres

La fisonomía masculina y femenina presentan diferencias que hay que tener en consideración cuando se compra un cuadro de bicicleta.

Los rasgos más llamativos de un cuadro de bicicleta para mujer, sean cuadros MTB o dedicados a otras disciplinas, son: que ofrecen mayor distancia vertical (stack); que el reach es menor; el stand over también es inferior (el stand over es la altura del tubo superior); y el tubo de dirección presenta menos grados de inclinación.

La atención a estos factores facilitará la compra, permitirá una postura de pedaleo más cómoda y el ángulo de dirección añadirá un extra de seguridad y control de la bici.