Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Compra una Bolsa de Sillín para Bicicleta y Disfruta del Bikepacking

Tanto si lo tuyo es el cicloturismo como si realizas recorridos cortos con la bici, te interesa hacerte con una bolsa de sillín para bicicleta que resuelva tus necesidades. Una bolsa amplia, bien compartimentada, impermeable y con un cierre que garantice la seguridad del contenido. El anclaje debe estar a la altura, con un sistema que evite los balanceos del equipaje y que estos deriven en una conducción inestable. Las bolsas de sillín son una ventaja evidente para todos aquellos ciclistas que quieren disfrutar de la naturaleza. Leer más

Características de la bolsa de sillín para bicicleta

Las bolsas de sillín para bicicleta se diferencian de otras bolsas de bicicleta por su ubicación. Aunque parezca evidente, tiene su sentido: el diseño, por fuerza, tiene que ser distinto para no comprometer la estabilidad de la bici. Esta forma te obliga a meditar el orden que adoptarán tus pertenencias dentro de la bolsa y, por lo tanto, determinará la forma en la que estas se extraen durante la marcha.

La bolsa de sillín es idónea para guardar pequeños accesorios. Según el uso de la bicicleta, pueden ser más o menos indispensables, aunque también pueden contar con un elemento lúdico, como ocurre con las bolsas de sillín diseñadas para albergar equipo fotográfico.

Puede decirse que todas las variantes del ciclismo le pueden sacar provecho a una bolsa de sillín, desde la carretera al gravel. Lo único que cambiará en cada caso serán las dimensiones y la forma general de la bolsa, más aerodinámica para las disciplinas que buscan la velocidad y con mayor capacidad para aquellas, como el cicloturismo, que requiere de más equipaje.

En el ciclismo de montaña, otro requisito indispensable es la resistencia de los materiales y su potencial impermeable, ya que se darán más desencuentros con la climatología o las superficies difíciles de rodar.

A las bolsas de sillín se les puede exigir diversas características:

Materiales de calidad

Las bolsas de sillín para bicicleta se fabrican en un amplio rango de materiales, aunque destacan los sintéticos por su combinación de resistencia y ligereza. Entre ellos, nos encontramos con una gama de poliestirenos y nylons, así como neoprenos que llevan la impermeabilidad a otro nivel. Aunque la preocupación de las mejores marcas y sus fans se encuentra en la sostenibilidad. Ambos grupos otorgan valor a los materiales reciclados, cada vez más presente en la manufacturación de estos artículos, sobre todo, que no incluyan en su composición materiales perniciosos como el PVC.

Anclaje sencillo

Cómo se coloca la bolsa de sillín es la pregunta que los fabricantes tienen en mente en cada uno de sus productos. Los ciclistas quieren que el anclaje de la bolsa sea sencillo a la vez que resistente, para que esta no bambolee o llegue un punto en que caiga de la bici.

El sistema más popular es el velcro, por ser efectivo y económico. Muchas bolsas lo ofrecen en cierres extrafuertes. Otra opción son las hebillas de plástico y los cierres de compresión, propios de las mochilas de espalda. En ambos casos, la bolsa se regula a través de tiras que quedan fijas al sillín. Algunos fabricantes, anticipándose a la tensión que se genera en las zonas de anclaje, las refuerzan con la intención de que el sillín y la tija no se deterioren con el tiempo.

Capacidad

Las bolsas de sillín tienen una capacidad limitada frente a otros tipos de bolsas, como las alforjas de bicicleta. Aun así, pueden transportar un equipaje notable o, dentro de un mismo modelo, mostrar un volumen variable.

Igualmente, la bolsa puede ser un contenedor sofisticado con diferentes compartimentos, tanto internos como exteriores. Si tu objetivo es transportar accesorios pequeños, quizá te interese una bolsa con más bolsillos frente a las bolsas más espaciosas, diseñadas para albergar ropa.

Compatibilidad

Piensa que este tipo de bolsas se colocan bajo el sillín. Los modelos de menor capacidad no te darán problemas, mientras que los mayores, aquellas bolsas que superan los diez litros, ocupan más espacio y presentan más riesgo de rozar la rueda trasera.

Te interesa que la bolsa sea compatible con el tamaño de la rueda para evitar roces y futuros desperfectos.

Impermeabilidad

El aislamiento de la bolsa también es una preocupación constante, en especial, entre los cicloturistas que recurren a ellas. No solo la superficie de la bolsa debe ser impermeable, también aquellos detalles, como la cremallera, que pueden oxidarse. Las marcas ofrecen cremalleras resistentes al agua, con tiradores reforzados para que, con el tiempo, no se debiliten.

La bolsa de sillín también debe ser resistente al barro, con tendencia a salpicar por todas partes y secarse allí donde menos lo esperas. Lo mismo ocurre con el polvo, que si bien no es tan persistente como el agua, tiene peor limpieza.

Acceso al contenido

La forma en la que se extraen los objetos también es importante en este tipo de bolsas para bicicletas. Puede ser superior, delantero, trasero y lateral. De este modo, el ciclista puede extraer el contenido en un mismo gesto.
En cualquier caso, es recomendable hacerlo cuando la bici esté quieta. Sacar y guardar artículos de una bolsa de sillín te roba atención a la carretera. Un movimiento tan inocente puede derivar en una caída. Para pequeños objetos, como barritas energéticas o teléfonos móviles, siempre serán más prácticos los bolsillos del maillot o de la chaqueta, ya que han sido diseñados para tal propósito.

El contenido de una bolsa de sillín estará más orientado a herramientas y periféricos que soportan mejor el traqueteo de la bici, como bombas de aire en caso de pinchazo o los juegos multiherramientas que pueden salvarte el día.