El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Vinilos para Bicicleta - Protege y Decora tu Bici con Estilo

Todos aspiramos a tener una bici molona. Más allá de lo técnico, de la protección que ofrecen, los vinilos para bicicleta marcan la diferencia, añadiendo de forma sencilla y económica toques de diseño y color a tu bici. Las opciones son numerosas, así como los tamaños en los que puedes encontrar estos stickers. Igualmente, son muchas las partes de la bicicleta que pueden beneficiarse de los vinilos, no solo los cuadros, así que, ya sabes, déjate llevar por la creatividad y transforma tu bici en un vehículo llamativo que sea la envidia de todos. Leer más

¿Cómo funciona un vinilo de bicicleta?

Los vinilos de bicicleta son accesorios de ciclismo que funcionan como un forro o una pegatina. Todo depende de las dimensiones del vinilo. La cuestión es que ofrecen dos capas diferenciadas: una que protege o decora y otra que es adhesiva. Esta última queda protegida por una fina película de papel que se retira antes de engancharlo.

Los materiales del vinilo son altamente resistentes. Están más que preparados para resistir las agresiones del camino, como los guijarros que levantan las ruedas y que son la principal causa de que los cuadros de bicicleta se llenen de arañazos.

Otra fuente de problemas son los roces de la cadena en zonas como la horquilla y el tubo diagonal. El desgaste puede afear una bici recién comprada en cuestión de semanas.

Algunos vinilos ofrecen resistencia a la humedad, una ventaja si llueve mucho en tu zona o estás acostumbrado a circular por caminos embarrados.

Los vinilos para bicicleta se ofrecen precortados o en rollos de distinta extensión. Los precortados ya tienen en cuenta las dimensiones de la pieza en la que irán enganchados, mientras que los rollos, si bien, en proporción, tienen un coste inferior por su formato, tú mismo tendrás que encargarte de medir y cortar el trozo que usarás. Esta opción es buena tanto si eres un manitas como si solo buscas proteger zonas concretas de la bici. En el fondo, es tu bicicleta, conoces sus puntos fuertes y flacos, así como los rincones más castigados cuando sales a rodar.

Lo realmente importante es que los vinilos sean translúcidos, ya que, como capa adicional, no quieres que eclipse la pintura original de la bicicleta. En el caso de los stickers de bicicleta no importa tanto, ya que quieres añadirle un elemento decorativo concreto.

¿Dónde poner los vinilos de bicicleta?

La experiencia sobre la bici ya indica qué zonas debemos proteger, pero siempre hay rincones que se nos escapan. Cuando nos damos cuenta de que peligra, ya es demasiado tarde.

El cuadro de la bicicleta es un espacio habitual para pegar vinilos, pegatinas y decoraciones similares. Dentro del propio cuadro, puedes dar énfasis a zonas en las que interactúan dos o más piezas, como la horquilla y la tija. Los ciclistas suelen dar prioridad a los tubos que quedan más próximos al suelo, lo cual tiene mucho sentido.

El manillar también es una zona que tiende al desgaste. Aunque dispongan de puños, los movimientos bruscos generan fricciones, al igual que el uso de ciertos guantes o, directamente, las manos. El sudor es un agente corrosivo en potencia.

Las bolsas para bici y otros accesorios destinados al transporte de bultos suelen cogerse a la bicicleta por medio de ganchos y correas. Lo ideal es que refuerces las zonas donde estas sujeciones hacen contacto con los tubos. Sé generoso, ya que la mayoría de bolsas y cestas de bicicleta tienden a desplazarse unos centímetros durante la marcha, y más si es accidentada.

Otro aspecto a tener en cuenta son los productos que empleas en el mantenimiento de la bicicleta. En ocasiones se utilizan sustancias de potencial abrasivo que pueden salpicar a otras zonas sensibles de la bicicleta. Con el vinilo te aseguras de que la pintura luzca como el primer día.

La parte estética de los vinilos de bicicleta

Una vez cubiertas las necesidades de protección de la bici, te interesará decorarla. A veces, el trabajo de pintura que esta lleva de serie no resulta convincente, por lo que no está de más darle unos toques por medio de pegatinas, calcas y stickers.

Los fabricantes ya diseñan estos accesorios con la forma de la bici en mente. Verás muchas formas cuadradas y rectangulares que favorecen la adhesión en los tubos, así como pegatinas con forma curva para las llantas.

Sin duda, los más populares son los vinilos con los logos de tus marcas favoritas, así como sus eslóganes o frases inspiradoras.

Pegatinas más sofisticadas presentan cierto acolchado o zonas con relieve que protegen el doble y resultan agradables al tacto.

Cómo pegar un vinilo

Los vinilos son adhesivos potentes que deben resistir al deterioro y las agresiones. El pegado debe ser lo más preciso posible, con una serie de pasos indispensables:

Limpia a fondo la zona en la que irá el vinilo. Sobre todo, que no queden residuos, ni externos ni los propios de la limpieza. Por ejemplo, algunos trapos dejan hebras. Lo recomendable es utilizar alcohol isopropílico y dejar que se seque. Posteriormente, puedes humedecer sutilmente la zona en la que irá el vinilo con una mezcla sutil de agua y jabón. Con esta solución, dejas la zona ligeramente resbaladiza y puedes rectificar la pegada del vinilo en caso de que te equivoques unos milímetros.

Pule o recorta el vinilo, ya que no interesan las rebabas ni los fragmentos sobrantes. En caso de dejarlos, da por hecho que por ahí comenzarán las arrugas que, con el tiempo, despegarán el vinilo.

Desprende el papel protector del vinilo lentamente. El vinilo es una película muy, pero que muy fina, de ahí que requiera especial mimo. Para ayudar a despegarla puedes emplear una solución basada en agua y jabón (un par de gotas) para que, mientras despegas el papel, elimines la grasa de los dedos o el pegamento que hayan tocado previamente.

Ubica el vinilo en el lugar que quieres y no ejerzas presión todavía, ya que quizá quieras corregir la posición. Solo cuando estés 100% seguro ejerce presión lentamente. Evita que se formen burbujas de aire y, si es necesario, emplea un secador de vidrios o similar para aplanar la superficie. Los hay en diferentes tamaños.