Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Carga sin Reparos con una Bolsa de Cuadro para Bicicleta

La bolsa de cuadro para bicicleta convierte cualquier salida en una experiencia única. Su capacidad de carga te permite transportar todos los accesorios que necesitas durante el viaje, desde la ropa de deporte hasta una tienda de campaña. Diseñadas para distribuir el equipaje de forma inteligente, estas bolsas también presentan compartimentos específicos para los objetos que quieres tener a mano, como el móvil. Fáciles de colocar en los tubos de la bici, emplean correas y velcros ultrarresistentes que mantienen la bolsa inmóvil durante el trayecto. Leer más

Características de las bolsas de cuadro para bicicleta

En sí, presentan un comportamiento como otras bolsas de bicicleta como las bolsas de sillín y las bolsas de manillar. En este caso, se cuelgan de los tubos del cuadro, una ubicación que puede verse estrecha en comparación con todo lo que podemos cargar en unas alforjas, aunque, si te organizas bien, puede llegar a sorprenderte.

Según el modelo, la bolsa se cuelga de diferentes tubos. Una opción es bajo el tubo superior; otra, entre el tubo superior y el tubo de dirección; y, por último: entre el tubo superior y el tubo del sillín. Estas son las ubicaciones más comunes para las correas y los velcros, aunque pueden surgir otras según el fabricante.

En todos los casos, el anclaje debe ser efectivo para que la bolsa no se desplace con el tiempo. Nada peor para el equilibrio sobre la bici que una bolsa o alforja de bicicleta que se desplaza hacia los lados. Este contrapeso puede derivar en una caída o restar aerodinámica a la bici en el momento en que la bolsa comience a rozarse con otras piezas.

Compatibilidad

Ten en cuenta las dimensiones del tubo antes de la compra. Aunque el rango de compatibilidad sea muy alto, nunca está de más tener esta cifra en mente. Lo mismo ocurre con los cuadros de carbono. No todos los modelos de bolsa son compatibles con este material, de ahí que puedan darle mala vida y desgastarlo antes de tiempo.

Las bolsas de cuadro son compatibles con la gran mayoría de las bicis. Las bicicletas de montaña, de carretera, cross alpino, Gravel, All Road e incluso las bicis lowrider (tan personalizadas) y las e-bikes pueden beneficiarse de la capacidad de almacenaje de estos modelos.

Atención también a la suspensión de las bicicletas de montaña. Revisa al comprar la bolsa de cuadro que sea compatible tanto con las bicis rígidas como las de suspensión total.

En el fondo, este punto puede resolverse atendiendo a las dimensiones y capacidad de la bolsa. Algunos fabricantes ofrecen diferentes tamaños que indican por medio de tallas (S, M, L, etc.), mientras que otros emplean un estándar de litros, que puede extrapolarse fácilmente a kilos. De todos modos, conviene guiarse por la capacidad, ya que la equipación ciclista y de trekking, la más habitual que encontrarás en una bolsa de cuadro, acostumbra a ocupar más de lo que pesa, así que orientarte por el peso podría llevarte a engaños acerca de su capacidad global.

Materiales y resistencia

Los materiales implicados en su fabricación son variados. Predominan dos grupos: los sintéticos y los reciclados. Entre los sintéticos encontramos la poliamida, el nylon (con o sin revestimiento en símil piel) y el poliéster. Todos ellos destacan por su escaso peso y la alta resistencia, acostumbran a ser impermeables y con gran tolerancia al barro y la suciedad. Otra virtud a destacar es la resistencia a la abrasión, al efecto del sol o de las rozaduras que pueden darse durante el camino. En ese sentido, las mejores marcas añaden refuerzos a zonas concretas de la bolsa, en concreto, aquellas donde se unen las correas al cuadro. Así, evitan el desgaste de la pintura.

Para mayor protección del contenido, algunas bolsas incluyen una base de espuma que, no solo añade amortiguación, también protege el contenido cuando depositamos la bolsa en el suelo.

Practicidad

Lo más importante es que la bolsa de cuadro para la bici sea un accesorio práctico, que puedas echar mano al contenido tanto quieto como en movimiento. A ser posible, coger una barrita o el móvil durante la marcha debería ser una tarea fácil, que no hiciera falta rebuscar por la bolsa o desviar la atención del camino durante mucho tiempo. Algunos fabricantes de bolsas de cuadro tienen esto en mente y juegan con el color del forro interior de la bolsa. Emplean colores como el amarillo para que el contenido destaque y puedas localizar lo que buscas de un vistazo.

De ti y de tus hábitos depende la ubicación de la abertura de la bolsa, que en estos modelos puede ser lateral o superior.

En el caso de los artículos pequeños, va bien que la bolsa incluya compartimentos específicos, como bolsillos interiores y exteriores. El cierre de estos, al igual que el de la bolsa, puede incluir cremalleras y hebillas planas. Interesa que se manipulen con una mano y que presenten un diseño lo bastante redondeado para que los dedos no se arañen por error.

Impermeabilidad

La impermeabilidad debe estar garantizada en cualquier situación. Al cicloturista no le detiene la lluvia, su equipación puede acabar muy mojada al final de la jornada. La bolsa de cuadro debe responder a tal eventualidad, así como a la combinación de barro y polvo del camino. Esta mezcla de suciedad resulta difícil de combatir durante la marcha, donde no dispones de acceso a una lavadora o a un manguerazo. Cuantos más días pasen antes de que tu bolsa de cuadro necesite un buen lavado, más podrás decir que su compra ha sido un éxito. En ese sentido, las cremalleras y botones también deben ser impermeables. Los materiales plásticos toleran bien el agua, pero aquellas bolsas con acabados metálicos son susceptibles a acumular óxido. A ser posible, pide que estos también sean impermeables.

Lo último (y no menos importante) que se le puede pedir a tu nueva bolsa de cuadro es que colabore en la visibilidad de la bicicleta, que incluya detalles e impresiones reflectantes a lo largo de su superficie para que sea más sencillo detectarla en la oscuridad.