Devoluciones gratuitas durante 30 días
Más de 800 marcas

Remolque para Bicicleta - Una Solución de Carga Versátil

Los remolques para bicicleta son dispositivos diseñados para transportar carga adicional mientras se pedalea. Generalmente, constan de una plataforma o caja conectada a una rueda trasera. Son útiles para transportar objetos pesados, compras, equipos de camping o incluso mascotas. Los remolques de bici ofrecen una alternativa ecológica al transporte motorizado y brindan mayor capacidad de carga sin afectar el equilibrio del ciclista. Algunos modelos también pueden convertirse en cochecitos o carriolas, lo que los hace versátiles para padres con hijos pequeños. Leer más

Ordenar por Popularidad

Remolques de bicicleta para todos los gustos y usos

Aunque cada marca y modelo ofrece unas prestaciones distintas, los siguientes son los remolques para bicicleta más populares entre aquellos ciclistas que necesitan transportar objetos y personas entre trayectos:

  • Remolques de carga: estos remolques están diseñados para transportar objetos adicionales, como paquetes, equipo deportivo o provisiones. Suelen tener una plataforma abierta o una caja para contener los artículos y ponen énfasis en que la mercancía esté bien firme y distribuida.
  • Remolques para niños: estos modelos incluyen asientos y cinturones de seguridad diseñados para transportar a uno o dos niños pequeños. Proporcionan una opción segura para que los padres lleven a sus hijos en sus recorridos en bici y adquieran el gusto por las bicis desde pequeños.
  • Remolques para perros y otras mascotas: diseñados para llevar a mascotas en rutas de todo tipo, presentan aberturas de malla o ventanas para proporcionar ventilación y comodidad a los animales durante el trayecto, así como cobertura en caso de que el clima gire de súbito y os debáis proteger de la lluvia.
  • Remolques para carga voluminosa: menos frecuentes, están diseñados para transportar objetos grandes o voluminosos, como kayaks, tablas de surf o bicicletas adicionales. En el tercer caso, también encontrarás productos específicos como portabicicletas que se instalan en la parte trasera o superior de tu coche o furgo.
  • Remolques convertibles: algunos modelos de remolques pueden transformarse en carriolas o cochecitos para su uso fuera de la bici, un recurso de gran valor para las familias activas.

La elección del tipo de remolque dependerá del propósito y las necesidades individuales de cada ciclista, aunque puede decirse que todas están cubiertas.

Materiales de alta calidad

Los remolques de bicicleta están construidos con una variedad de materiales que proporcionan durabilidad, resistencia y ligereza. Entre los habituales encontramos el acero, quizá el más resistente y duradero, pero también el más pesado en comparación con otras materias primas. Los remolques de acero son comunes en modelos de carga pesada.

El aluminio es un material ligero y resistente que se utiliza ampliamente en muchos remolques para bicicleta. Los remolques de aluminio son más livianos que los de acero y son ideales para viajes largos y el uso recreativo.

Los paneles de malla fabricados en nylon o poliéster también son habituales, lo que proporciona una estructura liviana y permite la ventilación, al tiempo que mantiene segura la carga transportada. Los componentes de plástico reforzado con fibra de vidrio tienen una función similar, ya que mejoran la resistencia y reducen el peso del conjunto.

Las piezas de unión, ruedas, ejes y otras piezas pequeñas del remolque suelen estar hechas de metales como acero o aluminio, así como de plásticos robustos.

Otro aspecto fundamental es la resistencia de los remolques de bicicleta al agua y otros elementos como el viento. Para ello, se emplea tela impermeable que combate la humedad y la resistencia que ejerce el aire.

Los materiales utilizados pueden variar según el diseño y la calidad del remolque. Es importante seleccionar un remolque que se adapte a tus necesidades específicas y al tipo de carga que planeas transportar para garantizar un rendimiento óptimo y una mayor durabilidad.

Carga máxima del remolque para bici

La capacidad de carga del carro de bicicleta puede variar considerablemente según el modelo y el fabricante. En general, la mayoría de los remolques están diseñados para transportar cargas que oscilan entre 25 y 100 kilogramos.

Los remolques de carga estándar suelen tener una capacidad de carga de alrededor de 30 a 40 kilogramos. Son ideales para transportar compras, equipo de acampada, herramientas u otros objetos pesados.

Los carritos para bicicletas orientados a niños admiten menos carga, normalmente entre 25 y 40 kilogramos, ya que están diseñados para llevar uno o dos niños pequeños.

Los remolques más robustos y especializados, como los utilizados en el transporte de carga voluminosa o bicicletas adicionales, pueden tener una capacidad superior, llegando hasta los 100 kilogramos o incluso más.

Es importante tener en cuenta las recomendaciones del fabricante sobre la capacidad de carga máxima del remolque y evitar exceder esos límites para garantizar una conducción segura y evitar daños al remolque o a la bicicleta.

Tipos de enganches de los remolques para bici

Existen varios sistemas utilizados para conectar el remolque a la bicicleta, y la elección del sistema dependerá del diseño del remolque y la bicicleta. 

El método más común es el enganche de rueda trasera, utilizado en el remolque para bicicleta estándar. El enganche suele ser rápido y fácil de instalar, lo que permite conectar y desconectar rápidamente el remolque según sea necesario.

Algunos remolques se conectan directamente al cuadro de la bicicleta mediante un mecanismo sencillo. Este sistema proporciona una conexión más rígida y estable, lo que es beneficioso para remolques de carga pesada.

Otros están diseñados para conectarse a la tija de la bicicleta. Este sistema suele ser más adecuado para remolques ligeros o remolques para niños.

Luego tienes los remolques que utilizan un brazo extensor que se fija al cuadro o a la tija y se conecta al remolque. Este sistema permite una mayor distancia entre la bicicleta y la carga, lo que puede ser útil para transportar objetos voluminosos.

Independientemente del sistema utilizado, es importante asegurarse de que el enganche sea seguro y quede bien instalado antes de comenzar cualquier viaje con el remolque. Además, sigue siempre las instrucciones del fabricante para el montaje y desmontaje del remolque para garantizar una conexión segura y una experiencia de transporte productiva.