El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Cómo Elegir los Mejores Puños de Bicicleta

¿Cómo de relevante es un puño de bicicleta? ¿En qué se beneficia nuestro cuerpo según el modelo que escojamos? Aunque parezca un componente estético, de él depende nuestro confort sobre la bici y lo seguros que nos podemos sentir en situaciones complejas, como en un descenso o al tomar una curva a gran velocidad. Leer más

¿Qué es un puño de bicicleta?

El puño de bicicleta es un accesorio que se instala en el manillar y ofrece el agarre y la maniobrabilidad que no tendrías si la condujeras al descubierto. Es más, hay pocas bicicletas sin puños, aunque en muchas ocasiones los que vienen de serie no responden a tus necesidades y vale la pena apostar por el cambio.

El puño de bicicleta presenta forma cilíndrica y dibujos en su superficie que favorecen el agarre, aunque también existen modelos sofisticados que añaden extensiones adicionales que mejoran el uso de la bici.

Los materiales también trabajan en esta dirección, ofreciendo un rango amplio de resistencia y porosidad, idóneas para contrarrestar el desgate generado por el uso y el sudor.

Por otra parte, comprar un puño de bicicleta, tanto un puño de MTB o un puño de BMX, es una inversión en salud, ya que cada mano responde de forma diferente al agarre y, en caso de equivocarnos con el modelo de puño, un mal uso puede derivar rápido en lesión.

¿Por qué comprar un buen puño de bicicleta?

Mientras rodamos, las manos soportan una tensión tremenda. Aguantan, por un lado, la mayor parte del peso de nuestro tren superior así como, por el otro, el impacto de la ruta. Esta presión se concentra en una zona de adherencia pequeña si la comparamos con otros nexos entre el ciclista y la bicicleta, como el sillín o los pedales.

El puño de bicicleta aligera esta tensión. Según su diseño la amortigua o la disipa, evitando así lesiones de muñeca o daños en los nervios.

El nervio cubital en el ciclismo

El nervio cubital es un nervio que recorre el brazo desde el cuello hasta la mano. Exactamente, pasa por la muñeca y finaliza en los dedos anular y meñique. También pasa por el codo, por ello, cualquier golpe en esta zona causa los calambres que popularmente se ubican en el “hueso de la risa”.

El nervio cubital es muy superficial y, por lo tanto, lo bastante sensible como para resultar dañado durante una sesión prolongada de ciclismo. Esto deriva en entumecimiento, hormigueos y dolor.

El puño de bicicleta y la muñeca

Las maniobras sobre la bici ponen a prueba nuestras muñecas, sobre todo, durante los sobreestiramientos laterales. Si estas se doblan una y otra vez, lo más probable es que tendones, nervios y vasos sanguíneos se compriman. La principal consecuencia, más allá del dolor y el hormigueo, viene de la presión que pueda sufrir el túnel carpiano y el nervio mediano. Al igual que ocurre en ciertos oficios, no darle solución a esta problemática puede derivar en una lesión permanente que obligue a pasar por el quirófano.

Características del puño de bicicleta que facilitan la conducción

En cada centímetro del puño de bicicleta intervienen variadas tecnologías que aligeran la tensión sobre músculos y huesos. Combinadas con una buena higiene postural, hacen del ciclismo de competición, o sus variantes de montaña, prácticas llevaderas incluso para los neófitos.

Agarres variados

Los puños de bicicleta se diseñan con un estándar en mente. Eso no quiere decir que, dentro del catálogo de las mejores marcas, no existan modelos pensados para manos que se salen de lo habitual.

Para rodar en condiciones y mantener la bicicleta siempre bajo control, tus manos no deberían envolver por completo la zona de adherencia ni quedarse cortas al rodearla. Interesa que el puño ofrezca una amplitud de adherencia que corresponda a las dimensiones de tu mano. El rango depende de cada marca, al que también le has de sumar el uso de guantes que, aunque sea por poco, condicionan la experiencia final.

Los dibujos del puño, entendidos por muchos como un elemento estético, establecen también la fortaleza del agarre, la adherencia. Las líneas se adaptan a la palma y por ellas corre el sudor que dispersan.

Ergonomía del puño

Los avances ergonómicos de los puños de bicicleta son sutiles. Van desde una ligera inclinación en la superficie al añadido de alerones y curvaturas que les conceden un aerodinamismo extra, así como la capacidad para amortiguar la tensión y el traqueteo.

La principal función de estos diseños es dar soporte a la mano. La muñeca establece una posición más ergonómica y natural que, a la par, ofrece mayor libertad de movimiento. 

Igualmente, cuanto más seguro es el agarre del manillar, más sencillo es establecer una frenada precisa o cambiar de dirección. La elección del puño de bicicleta también afecta a la técnica, ya que muchas de las situaciones que se dan en la ruta obligan a reaccionar bruscamente o soportar tensiones durante tiempos prolongados. Toda la ayuda que recibas será bienvenida.

Factores que ayudan a escoger un puño de bicicleta

A la hora de comprar un puño de bicicleta, se tienen en cuenta los materiales de fabricación. En el mercado abundan los puños de espuma, pero también pueden encontrarse puños de silicona y de goma. La dureza de estos determina qué podemos esperar, aunque, una vez más, depende de nuestra estrategia, de si queremos primar la resistencia ante la ligereza.

Otro factor llamativo es la facilidad de instalación. Lo más habitual es encontrarse puños de bicicleta que se introducen a presión en el manillar y a los que complementan tapones que embellecen e incrementan la seguridad. Pero también hay puños de bicicleta que incluyen fijaciones, a modo de tornillos, o sofisticados sistemas de bloqueo que no cederán ni en caso de accidente.

Es tu trabajo evaluar qué puño de bicicleta se ciñe más a la modalidad que practicas. La exigencia de esta determinará el tipo de puño y los extras que se pueden pedir a su diseño. En cualquier caso, recuerda que este accesorio previene problemas potenciales, no solucionará los que ya existan, como lesiones o malos hábitos rodando.