El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Puños de BMX - Mejor Agarre, Mejores Resultados

El control lo es todo en disciplinas como el BMX. Este pasa, principalmente, por el agarre, por cómo se aferran tus manos en el manillar en cualquier circunstancia, ya sea una recta en la que coges velocidad o maniobrando en pleno flip. Los puños de BMX son un accesorio fundamental para dichos logros, ya que garantizan el agarre en cualquier circunstancia y reducen considerablemente el impacto que transmiten los obstáculos. A la hora de comprarlos, quédate con su dureza, los patrones de su superficie y, como no, con los colores que mejor le quedan a la bici. Leer más

¿Por qué el BMX necesita puños específicos?

Como deporte extremo, la práctica del ciclismo BMX requiere de una equipación medida al detalle. Todos los recursos que escatimes pueden girarse en tu contra. Los puños no son una excepción, ya que tienen las siguientes funciones:

  • Garantizar el agarre, ya que las manos sudan o están sometidas a grandes tensiones. En el BMX, el manillar se suelta cuando el ciclista quiere, no por accidente.
  • Ofrecer confort. El puño de BMX es ergonómico, adaptado a la mano, con o sin guantes, y fabricado en materiales ligeros que no incrementen excesivamente el peso de la bici. Recuerda que las manos no pueden caer en el manillar de cualquier forma: existe una posición correcta para cada tipo de truco.
  • Absorber las vibraciones y los impactos es fundamental en cualquier puño, ya sea de BMX o un puño MTB en general. Las bicicletas reciben numerosos golpes y experimentan un constante traqueteo que repercute en tus articulaciones, desde las muñecas a los hombros. Un mal puño puede conducirte a la lesión en menos de lo que canta un gallo.

Por lo demás, los puños de BMX se fabrican con los mismos materiales que los puños destinados a otras bicis. Las mejores marcas emplean productos resistentes y ligeros, con formas que sean fáciles de instalar en el manillar.

Las marcas, en su voluntad de superarse, confían sus progresos a los propios ciclistas de BMX. De ellos extraen importante información, como su gusto por los puños con una sensación de agarre más gomosa, sin núcleo de plástico, o cómo responde cada modelo a las exigencias de los trucos. 

Características técnicas de los puños BMX

Los puños BMX varían según el fabricante aunque verás que el mercado gira en torno a las siguientes especificaciones:

  • Materiales muy técnicos, como la goma (muy popular entre la gama baja), el policarbonato (material superior) y el caucho kraton, conocido por su elasticidad, tracción y origen natural. Marcas específicas han puesto su confianza en la combinación de polímeros y cera.
  • Patrones que mejoran el agarre, con predilección por el grano y los dibujos acanalados que se adaptan a la mano del ciclista y redirigen el sudor hacia el interior y el exterior del manillar. Estos aumentan su densidad en los extremos para facilitar los cambios de posición de las manos.
  • Tacto suave y antideslizante para evitar que sueltes el manillar durante los trucos o, peor, los completes a costa de pequeñas agresiones a las manos. Lo importante es que los puños de BMX sean adherentes sin parecer pegajosos.
  • Resistencia y durabilidad superiores. El sudor castiga a los componentes de tu bici; los elementos, también. Aunque la vida del puño de BMX es difícil, al menos procura que los tuyos vivan muchos años antes de llevarlos al reciclaje.
  • Amplia compatibilidad con distintos anchos de manillar. Compra modelos que se ajusten a la perfección, que ni sobren ni se queden cortos. Recuerda que se pueden (y deben) completar con tapones de manillar para que permanezcan en su sitio con el tiempo. Algunos puños ya los incluyen, por lo que comparten características, como el uso de materiales y propiedades de resistencia y agarre excepcionales.

Consejos de instalación

Colocar los puños a tu bici es una tarea sencilla pero que requiere cierto mimo, ya que estamos ajustando un producto fabricado en materiales blandos en una superficie de aluminio, carbono, etc.

Esta precaución no solo evita que el puño se dañe; también el manillar, que con los forcejeos puede arañarse. Al colocar el puño de bicicleta puede que ese desperfecto no se note, pero el daño es psicológico, tú sabes que la rozadura sigue ahí.

Existen una serie de trucos que los profesionales emplean para calzar el puño en el manillar. Algunos son básicos, no requieren inversión adicional, como las cintas, que pueden introducirse dentro del puño para que éste deslice con mayor facilidad. Se emplean unas cuatro cintas, aunque todo depende de tu maña, podrían ser menos.

Otros ciclistas prefieren emplear productos a modo de lubricantes. En este caso, cuidado con sus características, pues no pueden ser abrasivos. Lo recomendable es optar por líquidos que se evaporen con velocidad, el tiempo justo para que el puño de BMX acceda al manillar. En esta categoría está el alcohol y los limpia cristales, pero no los sprays multiuso, que suelen incluir pequeñas cantidades de desengrasante. Evita las grasas, aunque sean específicas para uso en bicicletas, ya que suelen dejar residuos que, con el tiempo, se secarán. Complicarán la extracción del puño más adelante, a la hora de sustituirlo por uno nuevo. Incluso podrían llegar a dañar el manillar.

Los manillares cromados requieren de una atención especial, ya que, hasta cierto punto, son más sensibles que otros tipos de manillar de BMX. En este caso, ármate de paciencia e introduce el puño poco a poco, sin productos que puedan afectar a las propiedades del manillar.

Para aquellos que tenéis un taller en casa, una opción atractiva es el compresor de aire. Con esta herramienta podrás introducir aire entre los puños y el manillar, facilitando la instalación. Los encontrarás en diferentes tamaños, algunos de ellos muy económicos, pero aún así debes tener muy clara la inversión.

En general, los puños de BMX son accesorios muy apreciados por la labor que desempeñan. Al ser económicos, los ciclistas se permiten más de un juego para sus bicis, o comprar puños distintos según la estación, atendiendo siempre a sus especificaciones.