Devoluciones gratuitas durante 30 días
Más de 800 marcas
Filtro

Bicicletas Eléctricas de Carga - Sin Límites de Equipaje

Una bicicleta eléctrica de carga es un tipo de bicicleta diseñada para transportar mercancías, carga o personas con la ayuda de un motor eléctrico. También se conocen como e-bikes de carga o bicicletas eléctricas utilitarias. El motor eléctrico de una bicicleta eléctrica de carga proporciona asistencia al pedaleo o potencia eléctrica total, lo que facilita el transporte de cargas más pesadas o recorrer distancias más largas. Esto puede hacer que las bicicletas de carga eléctricas sean una alternativa más sostenible y práctica a los vehículos de reparto tradicionales. Leer más

Ordenar por Popularidad

Características de la bicicleta eléctrica de carga - ¡Te conquistará!

Las bicicletas eléctricas de carga suelen tener un cuadro más grande y robusto que las bicicletas normales, y cuentan con una zona o plataforma de carga en la parte delantera, trasera o en ambas. La zona de carga puede diseñarse para transportar distintos tipos de cargas, como comestibles, paquetes o incluso niños. Algunos modelos también tienen una cubierta o un toldo para proteger la carga de la intemperie.

Ventajas de las bicis eléctricas de carga

Las bicicletas de carga eléctricas ofrecen varias ventajas sobre los vehículos de reparto tradicionales o las bicicletas eléctricas habituales con remolque:

Eficaces en el entorno urbano

Las bicicletas eléctricas de carga pueden transportar mercancías de forma más eficiente que los vehículos de reparto tradicionales, especialmente en zonas urbanas congestionadas donde el tráfico y el aparcamiento pueden ser un reto. También pueden acceder a zonas vedadas a coches o camiones, como zonas peatonales o carriles bici.

Desplazamientos más cómodos

Las bicicletas eléctricas de carga son más fáciles de aparcar y maniobrar que los vehículos de reparto tradicionales. También pueden utilizarse para el transporte personal, ya que pueden trasladar pasajeros además de carga.

Un vehículo sostenible

Las bicicletas de carga eléctricas son una alternativa más respetuosa con el medio ambiente que los vehículos de reparto habituales, ya que producen cero emisiones y requieren menos energía para funcionar. También ocupan menos espacio en la carretera y no contribuyen a la congestión del tráfico.

Una buena inversión en múltiples sentidos

Las bicicletas de carga eléctricas suelen ser más baratas de adquirir y mantener que los vehículos de reparto de toda la vida. También requieren menos combustible y tienen menores costes de seguro.

Tu salud física y mental lo agradecerán

Montar en una bicicleta de carga eléctrica mejora la salud física y el bienestar general. También puede reducir los niveles de estrés, ya que no dependerás más de los horarios del transporte público o sufrirás congestiones en hora punta. Por otra parte, mejorarás la salud mental debido a la liberación de las endorfinas propias del ejercicio físico.

En general, las bicicletas eléctricas de carga ofrecen una opción de transporte sostenible, rentable y cómoda para empresas y particulares que deseen transportar mercancías o recorrer distancias cortas en zonas urbanas sin depender exclusivamente del portabultos de su bicicleta, aunque no hay que menospreciar su aplicación a entornos rurales y caminos no asfaltados donde, según el modelo y la marca, pueden mostrar un gran potencial.