El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Comprar Powerbanks, Baterías y Cargadores Portátiles

Practicar deportes outdoor no te aleja de la tecnología, pero sí de las fuentes de energía que la alimentan. Al rodar con una bicicleta eléctrica durante horas corres el riesgo de agotar su batería y quedarte tirado en medio de la montaña. Igualmente, un GPS puede rendirse durante el trayecto y extraviarte por completo. En todos estos casos, no está de mal contar con una estación de energía portátil que solucione la papeleta. Leer más

¿Cuándo recurrir a una estación de energía portátil?

La estación de energía portátil es necesaria en salidas largas y técnicas, cuando la ruta se extiende por distintas etapas y no hay garantías de que al final de cada una de ellas dispongas de un enchufe para cargar tu bicicleta eléctrica y los accesorios que hacen sencillo el trayecto.

En salidas outdoor, por ejemplo, durante las vacaciones, cuando sales por la mañana y ni te planteas la hora a la que regresarás, va bien incluir entre el equipaje una batería de repuesto, cargada al 100%, o directamente un power bank al que poder conectar este accesorio indispensable.

Por lo general, hablamos de artículos ligeros, que ocupan poco espacio y que sorprenden por su autonomía. El rango de estas fuentes de energía extra es amplio, desde los citados power banks a las clásicas pilas recargables que aún emplean algunos navegadores de bicicleta.

Accesorios que se benefician al comprar un power bank o una estación de energía portátil

La práctica del ciclismo, tanto en aficionados como en profesionales, ha desplegado una amplia variedad de tecnologías que requieren electricidad para funcionar. Las habituales serían:

  • Baterías de bicicleta eléctrica. Aunque sabemos que con una bicicleta eléctrica puedes pedalear en cualquier momento, los ascensos siempre serán duros. No te interesa echar de menos el extra de empuje que proporciona su motor.
  • Móviles. Herramienta indispensable, te mantiene en comunicación con el mundo. En todo momento. Algunos ciclistas, en lugar de instalar un GPS en su bici, optan por las inagotables prestaciones de un celular aunque. De todos modos, aunque las baterías de móvil sean más duraderas, la autonomía de la mayoría es limitada cuando trabajan con varias aplicaciones a la vez.
  • GPS. El GPS de bicicleta es una herramienta especialmente diseñada para rodar. Es más resistente que un teléfono móvil y tanto la pantalla como sus funcionalidades han sido diseñadas para optimizar al máximo el rendimiento. Aún así, tras muchas horas de uso (y descuidar algunas cargas), pueden decirte adiós en el peor momento.

¿Qué le podemos pedir a una batería externa?

Todo dependerá del uso que le demos. Como ciclistas o practicantes de una actividad outdoor nos interesa que sean objetos livianos o, al menos, que ocupen poco espacio.

La mayoría de baterías y cargadores adicionales se diseñan con la bicicleta en mente, con formas que se adaptan al cuadro o al manillar, según el caso.
Muchos de estos cargadores también incluyen un clip. De este modo, quedan fijos a las prendas o al manillar por mucho traqueteo que estos experimenten.

En sí, predomina el minimalismo, con diseños que caben en un bolsillo y que incluyen la mayoría de conexiones de carga disponibles en el mercado. Aunque las marcas tienden a la homogeneización de los conectores, siempre hay alguna que se mantiene firme a un tipo concreto y esta decisión es crucial a la hora de comprar.

Entre los casos más prácticos encontramos marcas de ropa deportiva que ya diseñan sus productos pensando en los power banks y las baterías extra. Añaden bolsillos en los que cabe perfectamente una batería rectangular que queda completamente protegida de los elementos.

Estaciones de energía portátil

Las estaciones de energía portátil o power stations responden a unas necesidades superiores. Sus dimensiones impiden llevarlas encima, aunque contar con una te permite ser más ambicioso y convertir tu experiencia ciclista en toda una aventura.

Las power stations son voluminosas. Esto implica mayor almacenamiento de energía, más conexiones disponibles y muchas garantías de que todos tus periféricos funcionarán al 100%.

Son una inversión, es cierto, aunque si te gustan las escapadas al campo, comprar una power station vale la pena, ya que no solo podrás cargar la batería de la bicicleta eléctrica, también muchos de los pequeños electrodomésticos que lleves en tu autocaravana.

La revolución de los paneles solares

El auge de los paneles solares también ha llegado al ciclismo y al deporte outdoor. Al no requerir carga, tienes energía garantizada mientras luzca el sol. ¡Y son muchas horas!

Los encontrarás en distintos tamaños, con diferente capacidad de captación de los rayos solares. Igualmente, son cargadores fáciles de transportar, ya que puedes guardarlos en la mochila y emplearlos en tus pausas. Según el modelo, el power bank solar despliega un pie que permite dejarlos en el suelo, sin que importe lo irregular que éste sea.

Dependiendo del día y del lugar, la estación de energía solar es más o menos efectiva. Factores como la nubosidad, la altitud o las características del paisaje por el que te mueves serán relevantes para medir su eficacia. Lo importante es que estamos ante unos cargadores súper ecológicos.

Pilas recargables - La energía de siempre

Aunque cada vez se ven menos, aún existen muchos accesorios para bicicletas que emplean pilas de diferentes tamaños. No cuesta nada llevar encima un paquete de pilas recargables, que siempre serán más sostenibles que las pilas tradicionales, las desechables.

No olvides que muchas bicicletas con ciclocomputador incluyen pilas de botón que, al ser tan pequeñas, tienden a caer en el olvido. Siempre nos acordamos de ellas cuando se agotan, así que, más vale prevenir.