El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Cubrezapatillas de Ciclismo - La Mejor Protección para tus Zapatillas

El cubrebotas o cubrezapatillas de ciclismo es un complemento opcional al que muchos ciclistas se aficionan durante las estaciones frías. Ofrece un extra de protección ante las bajas temperaturas y ante las precipitaciones y los puedes encontrar en diferentes materiales y diseños. La idea es proteger los pies del frío y las propias zapatillas del deterioro, no importa si te dedicas al ciclismo de montaña o al de carretera. Leer más

¿Qué es un cubrezapatillas de ciclismo?

Su nombre no engaña: el cubrezapatillas de ciclismo es un complemento que envuelve la zapatilla parcial o totalmente, siempre con el objetivo de aislar el calzado y, por lo tanto el pie, de las inclemencias climáticas. También supone la primera línea de defensa ante las salpicaduras de barro y agua, así como el polvo del camino, ese que se engancha a las zapatillas y puede echarlas a perder. En sí, es una prenda de ciclismo versátil.

El cubrezapatillas de ciclismo está especialmente recomendado para el invierno, pero en otoño ya se puede usar, como en días de lluvia intensa e incluso de viento fuerte. Si eres un piloto cuidadoso o recorres habitualmente circuitos muy agresivos, quizá también te interese emplearlos en verano, eso sí, recurriendo a cubrezapatillas ligeros y con mucha capacidad de transpiración.

Tipos de cubrezapatillas

Dentro de los cubrezapatillas de ciclismo encontramos diferentes modelos según su diseño o los materiales que se han empleado en su fabricación. Cada uno responde a una necesidad personal, ya que los hay que protegen tal cual y otros que han sido creados para problemas específicos del ciclista, como el frío en la punta de los dedos. Algunas personas, por circulación o situación nerviosa, pueden sufrirlo más que otras.

Cubrezapatillas de puntera

Este tipo de cubrebotas de ciclismo se concentra en la punta del pie. Su objetivo son los dedos, los cuales protege por completo. Estos modelos acostumbran a incluir una protección térmica y su diseño tiene en cuenta las calas de la zapatilla de MTB o las zapatillas de carretera, con orificios que se suman a la fijación con el pedal. Aun así, presta atención a la compatibilidad entre protección y zapatilla, ya que los fabricantes trabajan con estándares pero siempre hay modelos que se salen de la norma.

La relación con las calas es importante en disciplinas en las que te ves obligado a bajarte de la bici y recorrer tramos a pie. El cubrezapatillas no es un calzado en sí, por ello te interesa que dé lo mejor de sí mismo en estas situaciones.

Calcetines

Más que un cubrezapatillas de ciclismo en su sentido estricto, los calcetines son una opción alternativa y económica que actúa como un calcetín normal. Con él cubres el calzado y evitas que se ensucie. Al recibir directamente el agua y el barro, tienden a deteriorarse con facilidad, así que su uso es puntual. En circunstancias extremas pierden eficacia, ya que la humedad de la lluvia o la nieve les traspasará tarde o temprano.

Licra/latex

En sí, funcionan de forma parecida a los calcetines cubrezapatillas. Lo único que cambia son los materiales, mucho más resistentes y duraderos que las fibras tradicionales. También son más elásticos y finos, así que lucen mejor que el calcetín e incluso son más aerodinámicos, ya que no forman arrugas como otros tejidos.

Los cubrezapatillas de licra y látex se emplean en competición con buenos resultados. También en salidas recreativas, ya que presentan características similares a los materiales cortavientos. En cualquier caso, por muy resistentes que sean, no son invulnerables a las inclemencias meteorológicas, así que requieren limpieza tras cada salida.

Lo importante, en cualquier caso, es que los cubrezapatillas de licra o látex alargarán la vida de tus zapatillas.

Cubrezapatillas térmicos

Como los cubrezapatillas térmicos, los impermeables se concentran en la lluvia. Cada marca emplea unos tejidos distintos, aunque lo más habitual es el neopreno y forros polares de Gore Tex en combinación con tejidos más comunes como el poliéster en distintas proporciones.

Hablamos de prendas muy técnicas y con diseños variados, total o parcialmente aislantes. Lo habitual es cubrir talones y puntas, las zonas más castigadas durante la marcha, pero también te puedes encontrar modelos que ofrecen protección total.

Cómo escoger los cubrezapatillas

Más allá de los tipos de cubrezapatillas de ciclismo, vemos que en su diseño intervienen otros factores determinantes para su compra.

A los materiales comentados, añadir aquellos, como el kevlar, que añaden un extra de resistencia a la prenda. Cada pedalada genera una tensión sobre ella que debe compensarse con estos tejidos o, de lo contrario, veríamos como se echan a perder en cuestión de semanas.

Entre las alternativas más sofisticadas, encontramos cubrezapatillas de ciclismo que incluyen luces reflectoras o luces LED que se suman a las luces de posición de la bicicleta. Recuerda que estos modelos se suelen emplear en estaciones frías, donde las jornadas se acortan y las horas de luz son menores. También suelen verse en el ciclismo nocturno, que cada día tiene más adeptos.

Escoger la talla del cubrezapatillas

Lo normal es pensar que el cubrezapatillas, al ir por encima del calzado, requiere una talla superior a la que habitualmente calzas, pero no es así. La talla del cubrezapatillas sigue las mismas pautas que la zapatilla de ciclismo, aunque presentan sutiles diferencias según el fabricante.

Algunos catalogan el cubrezapatillas por tamaño (grande, pequeño, etc. y sus clásicas abreviatuas: S, M, L, XL), mientras que otros emplean un rango similar al de los calcetines, agrupando los cubrezapatillas de ciclismo por tallas (de la 39 a las 41, por ejemplo).

A la hora de comprar el cubrezapatillas, como suele ocurrir con la mayoría de accesorios de ciclismo, todo dependerá de la disciplina que llevarás a cabo. Si tu intención es rodar por montaña, por rutas agrestes, sin duda te valdrá la pena invertir un poco más en el cubrezapatillas y prolongar más tiempo la vida de tus zapatillas.