El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Tijas Telescópicas: el Accesorio para Bicicleta que Cambiará tu Experiencia sobre Ella

Las tijas telescópicas son un accesorio que vale la pena probar. Pensarás que puedes apañártelas sin ella, que con tu bicicleta y tu habilidad es suficiente. Y es posible que tengas razón, pero una vez que decidas instalar una tija telescópica a tu sillín, nada volverá a ser como antes. No renunciarás a sus beneficios. Leer más

Qué son las tijas telescópicas

Las tijas telescópicas para bicicleta son un componente tecnológico que se asemeja a una tija de bicicleta convencional. La principal diferencia es que añade un sistema de movimiento que regula la altura del sillín, lo que supone una ventaja en recorridos irregulares.

Al cambiar de altura, evitas las posturas incómodas o hacer equilibrios sobre el sillín, en especial durante las bajadas pronunciadas, esos momentos que requieren de técnica precisa. De este modo, con la tija telescópica no tendrás que echar el cuerpo hacia atrás. Te bastará con pulsar un botón o tirar de una palanca en el manillar (todo depende del modelo) para hacer fácil lo difícil.

Una vez superado el obstáculo, el propio sistema se encargará de devolver la tija telescópica a su posición original.

Tipos de tijas telescópicas

Las tijas telescópicas se dividen en dos grandes grupos según su grado de sofisticación. Representan a dos tipos de tecnologías distintas, aunque la función siempre será la misma.

Tijas mecánicas para bicicleta

Las tijas mecánicas son más rudimentarias que las hidráulicas ya que emplean un sistema clásico de muelles o resortes. Estos se encargan de que el sillín recupere la altura habitual. A la hora de regularla, basta con pulsar un botón unido a un cable o manipular una palanca bajo el sillín. Este gesto requiere anticipación y, sobre todo, acostumbrarse a los retornos del sillín, ya que son algo más bruscos que en las tijas hidráulicas. También se suele echar en falta más posiciones intermedias, así que, por lo general, cuesta más pillarle el tranquillo a este tipo de tijas.

Tijas hidráulicas para bicicleta

Las tejas hidráulicas son otra historia. Para empezar, son más versátiles, ya que el sistema acepta diferentes posiciones. En ese sentido, dan más juego en distintos terrenos. La transición es suave.

Al contar con una tecnología más avanzada, el modo de activación también pone las cosas fáciles. Aunque pueden recurrir a la ya mencionada palanca bajo el sillín, algunos modelos se pueden controlar desde el manillar. Este control se realiza por medio de cableado, ya sea interno o externo, o de forma inalámbrica, que facilita la instalación y reparación en caso de avería.

Las tijas hidráulicas te lo ponen realmente fácil.

Beneficios de las tijas telescópicas

Las tijas telescópicas son un accesorio que potencia tu experiencia sobre la bici. Gracias a ella ganas en seguridad, maniobrabilidad y, lo que importa, comodidad en los momentos más difíciles de la ruta.

Seguridad

Con las tijas telescópicas puedes gestionar en marcha el centro de gravedad de la bicicleta. La ventaja está en que es el sillín el que se reposiciona, no tú, de este modo se evitan las pérdidas de equilibrio y los descensos serán más seguros. 

Técnica

La tija te permite ser más técnico, ya que permite controlar mejor las subidas y las bajadas. De este modo, desplazas el peso durante los ascensos, logrando que sean más llevaderos. Aunque depende de la inclinación de la cuesta, toda ella será más llevadera. Los descensos, igualmente, se benefician de un extra de seguridad que agradecen los ciclistas que comienzan en la montaña.

Confort

Piensa que las tijas telescópicas dan una respuesta inmediata a tus necesidades. Te permite seguir adelante en situaciones en las que, en otras circunstancias, te detendrías a replantear la estrategia. Igualmente, los trayectos pueden ser matadores y la tija puede echarle un cable a tu higiene postural, en especial cuando llevas muchas energías invertidas en subidas y bajadas irregulares.

Qué tener en cuenta al comprar una tija telescópica

Las tijas telescópicas son un extra. Ganas en seguridad y comodidad pero ambas tienen un precio, porque, por sus características, la tija modifica ligeramente el comportamiento de la bicicleta. Interesa que tengas en cuenta:

El peso de la bicicleta

Las tijas telescópicas incrementan el peso total de la bici. No es algo exagerado, pero si tu bicicleta ya es de por sí robusta, notarás cierta diferencia. Este cambio puede requerir un ajuste en tu técnica. Piensa que la tija suma a los materiales empleados en su diseño los mecanismos que la vuelven tan útil. En algo se tenía que notar.

Diámetro de la tija

Antes de comprar una tija telescópica, confirma que encaja en tu bicicleta. Mide la que ya tienes y revisa las opciones disponibles según modelo. 

Recorrido de la tija

Primero, definamos qué es el recorrido. El recorrido de la tija telescópica es la distancia, calculada en milímetros, que podemos subir o bajar el sillín. Lo habitual ronda los 35 y los 200 milímetros, y todo dependerá de la ruta que tengas en mente. Para el uso que das a tu bicicleta quizá no te haga falta mucho recorrido. Una vez más, la compra de cualquier accesorio obliga a tener clara tu estrategia.

Características del cuadro

El diseño de la bicicleta y, en concreto, el cuadro, determinan el modelo de tija que podemos instalar. La inserción mínima de la tija debe ir de la mano del cuadro, en especial cuando la bici tiene mucho slop.

Lo mismo ocurre con el cableado. Si el cable es externo, no hay problema, sólo te has de preocupar de que quede bien instalado y en orden, que no sea un estorbo. Si es interno, asegúrate antes de que tu cuadro lo admite.

Por último, el diálogo entre tija y cuadro también requiere que controles el retroceso de la tija. Las hay que compensan este detalle, en caso de que sea necesario.

Mantenimiento de la tija telescópica

Dependiendo del tipo, la tija telescópica es más o menos fácil de mantener. Las mecánicas, por ejemplo, son las más sencillas: límpialas tras cada uso y será suficiente.

Las hidráulicas son otro tema. No por la higiene, que tiene que ser la misma, sino por el cuidado de los mecanismos internos. Estos dependen del uso que les des, ya que no es lo mismo la carretera que el cross country. En cualquier caso, hazle una revisión cada año o cada medio año, cámbiale los retenes, el aceite, etc., tal y como harías con una horquilla. Igualmente, si notas que tu tija telescópica no responde como debería, no esperes, acude al taller y resuelve las dudas con los profesionales.