Devoluciones gratuitas durante 30 días
Más de 800 marcas
Filtro

Bicicletas Eléctricas Plegables - Potencia en Espacios Reducidos

Al auge de las e-bikes se suma el de las bicicletas eléctricas plegables, un medio de transporte ágil y eficiente para ciudad y entornos rurales. De la misma calidad que otra bicicleta de este tipo, estos modelos incluyen un sistema de plegado que reduce sus dimensiones a la mitad y, por lo tanto, facilita su almacenaje en cualquier lugar de la casa y la oficina, así como su traslado en ascensores. Dotadas de una autonomía llamativa y diversos niveles de asistencia, cada una de estas bicis te brindará la oportunidad de redefinir tus trayectos diarios Leer más

Ordenar por Popularidad

La bicicleta plegable y eléctrica - Un acierto doble

La bici eléctrica plegable soluciona una problemática habitual para aquellas personas que pedalean por las calles. ¿Dónde aparcamos nuestro medio de transporte favorito? Por desgracia, la mayoría de bicis no están del todo a salvo en las calles. Le ocurre a las bicicletas urbanas eléctricas y a las de ciudad en general; como a todo objeto de cierto valor que aparques en la calle, como los patinetes. Aunque inviertas una suma considerable en seguridad como candados o sistemas de alarma, la sensación de que tu bici puede ser víctima de un robo es constante.

Las bicicletas eléctricas plegables ponen fin a ese miedo, ya que, una vez finalizado el trayecto, pueden plegarse y ser transportadas dentro de edificios sin despertar el recelo de los vecinos. Así, podrás aparcarlas en cualquier rincón y ahorrar mucho espacio.

Afortunadamente, las bicis plegables eléctricas tienen más virtudes, como el pedaleo asistido que le viene de sus componentes mecánicos. Todas cuentan con motor central alimentado por batería que, si bien vuelven al conjunto más voluminoso, resultan cruciales cuando te cansas de pedalear o tienes que afrontar una cuesta. Fuera de los límites de la ciudad, muchas de estas bicis siguen siendo operativas, aunque siempre puedes optar por una bicicleta eléctrica híbrida que te permita abrirte paso por senderos de tierra.

Características esenciales de las bicicletas eléctricas plegables

Las e-bikes plegables no se diferencian en exceso de las bicis eléctricas tradicionales. Cuentan con los mismos componentes y se dejan asistir por un motor central con un rango bastante amplio de potencia que depende directamente del modelo de bici. Ante todo, hay que entender que las bicicletas eléctricas no son motocicletas, así que su velocidad máxima está restringida a los 25 km/h, de ahí que la legislación en torno a ellas sea más laxa y, por ejemplo, no requieran matriculación ni seguros de daños a terceros. En cambio, su autonomía es mucho más amplia, con baterías extraíbles que van de los 25 a los 100 km aproximados.

Esta autonomía depende de numerosos factores. Entre las mejores bicicletas de ciudad influye el peso de la bicicleta y el ciclista, las pendientes que encuentres en tu camino y los niveles de asistencia a los que recurras. Echa un vistazo a las especificaciones de cada modelo para saber cuál es mejor, entendiendo siempre que estos datos representan a las condiciones más óptimas y los modos de asistencia más ahorrativos.

A la hora de cargarlas, las bicicletas eléctricas plegables dependen de la calidad de la batería. En algunos casos, con hora y media es suficiente, mientras que con otros tipos de batería las cargas pueden superar las 4-5 horas. Una vez más, entra en juego el uso que le des a la bici, ya que si tu objetivo es ir y venir del trabajo, con una batería sencilla es suficiente y podrás cargarla durante la noche.

Por lo general, las bicis eléctricas plegables recurren a baterías de litio de 36 y 48v. Se diferencia por su potencia y su precio es proporcional al beneficio que obtienes.

Consejos al comprar una bicicleta eléctrica plegable

Si bien el presupuesto es el principal condicionante a la hora de comprar una e-bike, sea o no plegable, superada esa parte, puedes atender a los siguientes aspectos.

Sistema de plegado

El sistema de plegado de tu e-bike depende del ingenio puesto en su diseño y los materiales empleados en sus articulaciones. Lo habitual es utilizar acero y aluminio, aunque también carbono en modelos de gama alta. De este modo se compensa el peso global de la bici. En la bicicleta eléctrica se puede disparar, y en las plegables puede ser inconveniente para llevarlas de un lado a otro.

Aunque des por hecho que una bici plegable reduce sus dimensiones considerablemente, te interesa que esta nueva forma sea lo bastante compacta para entrar en cualquier sitio. Especialmente, en ascensores, donde no existe un estándar.

Ya plegada, la bicicleta debe ser un “paquete” fácil de portar, con agarres o piezas que se dejen coger bien o que aprovechen la disposición de las ruedas para deslizar mejor por el suelo. En muchos casos, la distancia entre tu destino y el lugar donde pliegas la bici puede ser considerable, como ocurre en los edificios de oficinas.

El tercer aspecto a tener en cuenta es que la bicicleta quede en equilibrio en su forma plegada. De este modo evitas apoyarla en superficies potencialmente dañinas para la estructura y la pintura de la bici.

Componentes, accesorios y acabados de la bici plegable eléctrica

Las bicicletas eléctricas plegables también tienen tallas, no puedes comprarla solo por lo atractivo de su diseño. Lo mismo puede decirse de las ruedas, cuyo diámetro puede condicionar el rodado. Si te mueves por carriles habilitados para bicicleta, generalmente planos, con menos pulgadas tendrás suficiente; mientras que, si los desniveles son constantes y pronunciados, unas ruedas más grandes darán mayor juego.

Recuerda que las mejores bicicletas eléctricas plegables también disponen de transmisión y otras funcionalidades que te irán muy bien en distintos recorridos. Sobre todo, procura que toda pieza y componente, incluida la batería extraíble, no sufra tensiones durante el plegado. 

La bicicleta plegable eléctrica se puede comprar con todos sus componentes de serie o personalizada para cubrir necesidades específicas, como la postura que adoptas al sentarte y la visibilidad de la bici durante la noche o sumido en la oscuridad, como ocurre en los túneles.

Y si tu uso es urbano… ¡No dudes en instalarle un buen timbre o bocina!