El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

La Gorra de Ciclismo - Un Clásico que Vuelve con Fuerza

Apartadas durante décadas por motivos de seguridad, la gorra de ciclismo regresa a la actualidad en un esfuerzo conjunto de los ciclistas por recuperar su viejo esplendor. Ahora, esta prenda tan representativa y estilosa llega con nuevos diseños y una total integración con el casco. De este modo, el ciclista no sacrifica la seguridad y gana un complemento con el que podrá rememorar los tiempos dorados del ciclismo. Leer más

Diferencias entre gorras de ciclismo y de running

Existe la creencia de que no hay grandes diferencias entre las gorras de ciclismo y las de running, que cumplen la misma función y una puede sustituir a la otra. Es un error, ya que la gorra de ciclismo se diseña con las necesidades de este deporte en mente.

Sí que es cierto que, desde que el uso de las gorras de ciclista se prohibieron en competición, se han empleado otra similar y compatible con el casco, como el pasamontañas o los llamados skull caps, aunque lo más habitual es usar cada gorra en su disciplina correspondiente.

Las gorras de running han sido diseñadas para cubrir la cabeza y nada más. La visera puede ser de diferentes dimensiones, incluso no estar presente como en los casquetes, pero en ningún momento han sido pensadas para llevarse con casco. Por ello, combinarlas con un casco ciclista suele ser complejo, ya que el casco las deforma y, a la larga, pierden su atractivo original.

Las nuevas gorras ciclistas tienen en cuenta la forma del casco y la transpirabilidad mínima que tu cabeza necesita. Piensa que al llevar gorra, añades una capa más que, igualmente, tiene que disipar el sudor de algún modo.

¿Cuándo llevar la gorra de ciclismo?

La respuesta evidente es: cuando las temperaturas cambian y quieres protegerte del sol o del frío. Naturalmente, esta pregunta tiene trampa, porque hablamos de las condiciones legales en las que pueden emplearse.

Por ley, las gorras ciclistas no pueden utilizarse en la mayoría de rutas. En el ciclismo de montaña, los motivos de seguridad son evidentes. En el de carretera, más de lo mismo, ya que llevar o no casco puede marcar la diferencia entre sobrevivir o padecer un accidente fatal.

Lo recomendado es emplear gorra ciclista en momentos de transición, cuando la pedalada es ligera y estamos usando la bici de forma recreativa. Son instantes de disfrute, de llevar una marcha poco exigente y que no entrañe peligros.

En cuanto al ciclismo urbano, la normativa es más flexible para aquellas personas que hacen un uso esporádico o recorren la ciudad por carriles habilitados. En cambio, recomienda casco a todos riders y todo ciudadano cuyos desplazamientos transportan mercancías. En tales casos, por muy guapa que sea tu gorra de ciclismo, tendrás que sustituirla por un casco reglamentario.

Tipos de gorras de ciclismo según la estación

La gorra de ciclismo es una prenda versátil, pero su uso y características cambian por completo según la estación.

Las gorras de ciclismo de verano, al llevarse bajo el casco, suponen una protección adicional contra el sol. Tengamos en cuenta que los cascos de bicicleta incluyen aberturas y canales de ventilación que exponen la cabeza a los rayos solares, así que va bien cubrir todos esos ángulos con una protección adicional.

Con la visera de la gorra bloquearás el sol directo, que no será un problema si la combinas con unas buenas gafas de sol de ciclismo.

Por otra parte, las gorras ciclistas contienen el sudor que vas generando, evitando así que se derrame por la frente y, en consecuencia, reduzca de forma inoportuna tu visibilidad.

Las gorras de ciclismo pensadas para estaciones frías funcionan de forma parecida, añadiendo protección extra ante el frío. El casco, por muy bien diseñado que esté, no es una prenda de abrigo y, una vez más, hay que tener en cuenta su ventilación, por la que se cuela el aire gélido o la llovizna. La gorra de ciclismo es una barrera más que efectiva en tales situaciones.

De igual modo, la visera protege de las gotas de lluvia o las salpicaduras de barro propias de caminos agrestes. Si de normal es un problema, imagina el caso de los ciclistas que requieren gafas.

La gorra de ciclista como una señal de carácter

Si por algo gustaban tanto las gorras de ciclismo era por la enorme diferenciación que establecían entre ciclistas. Las grandes marcas aspiraban a exhibir sus logos en las gorras de los mejores y gozar así de una proyección internacional. De este modo, fácilmente se establecían relaciones entre patrocinadores, ciclistas y las gorras que vestían.

En la actualidad ocurre algo parecido: el ciclista quiere diferenciarse del resto a través de pequeños detalles. Por ello, las gorras de ciclismo presentan dibujos atractivos y versátiles que, en muchos casos, buscan hacer juego con la ropa de ciclismo, como el maillot.

Recientemente, existe un nuevo fenómeno: las gorras ciclistas personalizadas en las que los ciclistas plasman su estilo personal o el del club al que pertenecen. Estos detalles son extensibles a la competición, ya que así son más reconocibles ante el público.

Tecnología puntera en las gorras de ciclismo

Que sea un complemento sencillo no quiere decir que las gorras de ciclismo dejen de ser sofisticadas. La mayoría incluye materiales que destacan por su flexibilidad. Así puedes ponértela y quitártela con facilidad en las pausas que hagas en el camino.

Las gorras también ofrecen protección especial contra los rayos UV, así como una impermeabilidad llamativa y protección antibacteriana.