Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Bombas de Aire para Bicicleta - ¡Al Rescate de tus Ruedas!

Ni las mejores cubiertas del mercado se salvan de perder un poco de aire con el tiempo. La solución es tener siempre a mano una bomba de aire para bicicleta. Hay bombas de aire para todos los gustos, desde manuales a las que se operan con el pie. Y no hay que olvidarse de las bombas de aire portátiles, diseñadas para ocupar poquísimo espacio y solucionar grandes problemas sobre la marcha. ¿Necesitas más potencia? Quizá te interesen las bombas de aire de alta presión, idóneas para ruedas de gran volumen o inflar las de siempre en un suspiro. Leer más

¿A qué llamamos una bomba de aire?

Las bombas de aire para bicicleta son uno entre los muchos modelos de bombas de aire que puedes encontrar en el mercado. Estos accesorios han sido diseñados para bicis, así que olvídate de las pensadas para otros vehículos porque, si bien pueden sacarte de un apuro puntual, no son las más recomendables.

A la bomba de aire también se la llama inflador de bicicleta. En cualquier caso, incluyen un adaptador para la válvula del neumático, que suelen responder a dos modelos más que asentados: la Schrader y la Presta, también presentes en los neumáticos de motocicletas.

Las bombas de aire para bicicletas ejercen un desplazamiento positivo que bombea aire al interior de la cámara de la bicicleta. Cada cámara tiene unas especificaciones de presión para que ni te quedes corto ni te pases inflándola. La cuestión es encontrar un punto medio que facilite la rodada y esta sea cómoda. Las propias ruedas de tu bici especifican la presión óptima en sus especificaciones.

Según el modelo de bomba, el inflado puede resultar más o menos complejo, o prolongarse más de lo que te gustaría. Todo depende de la inversión que hagas, del tiempo que le quieres dedicar al mantenimiento de la bici o del propio comportamiento de las ruedas instaladas, pues algunas tienden más a la pérdida de presión que otras. En esos casos, quizá te interesen soluciones de alto rendimiento como las bombas de suspensión o medidas puntuales, como bombas de CO2 de usar y tirar.

Lo que sí has de tener claro es que, sí o sí, las cámaras de bicicleta pierden presión con el tiempo. Es cierto que existen modelos que te permiten abandonar la bicicleta en el garaje durante medio año y encontrarla como la dejaste, pero lo más habitual es que las ruedas de bicicleta pierdan aire con cada salida, aunque esta pérdida sea imperceptible.

Tipos de bombas de aire para bicicleta

Las bombas de aire para bicicleta pueden encontrarse en distintos modelos que dependen del uso que vayas a darle. Algunas se manipulan con la mano, otras con el pie y luego están aquellas que, por su volumen, tienen un uso doméstico u orientado a talleres mecánicos.

Bombas compactas o mini bombas

Las bombas portátiles son pequeñas, ligeras y ocupan poco espacio. Puedes incluir una en tu equipaje, en especial, si desconfías de la presión de tus ruedas. Eso sí, al ser portátiles, ofrecen un servicio de emergencia, manejan un volumen de aire mínimo, de ahí que les cueste llegar a la presión que necesitas o que, debido a su estructura, parte del esfuerzo que realizas se pierda en el camino.

Bombas de pedal

Las bombas de pie, como su nombre indica, se manipulan con el pie. Habitualmente, el bombeo se ejerce a través de un pedal cuyas subidas y bajadas transmiten el aire. El inflado es un ejercicio suave, pero que requiere atención para estar pisando siempre en la misma zona y con la misma intensidad.

Bombas verticales

También se las conoce por bombas de pedestal. Su uso es muy concreto, ya que el usuario pisa la base con los pies para que quede fija y con las manos tira y empuja de las asas. Cada uno de estos movimientos es un ciclo que bombea aire a la rueda. Según el modelo, quizá requieran un adaptador. Algunos modelos ya lo incluyen de serie.

Modelos de bombas de aire según válvula

El modelo de válvula de la cámara de la bicicleta también determina su compra. Aquí, la compatibilidad con la cubierta de la bici es una exigencia, pero también es cierto que las mejores bombas de aire ya cuentan con ello y ofrecen adaptadores o modelos alternativos para las válvulas más populares del mercado. En sí, las válvulas que más te encontrarás en el ciclismo son las siguientes:

Schrader

La válvula Schrader se disputa junto a la válvula Presta el liderazgo en el mercado. Se diferencia rápidamente de esta por su forma, ya que tiene 8 mm de diámetro frente a los 6 mm de la Presta.

El perno que hace de tope en las válvulas Schrader es interior, no hay que destornillarlo al emplear la bomba. Aunque en caso de que tuvieras que hacerlo, es una pieza que se deja manipular sin problemas.

En sí, es una válvula universal que también puedes encontrar en otros vehículos, como motocicletas y coches. Es robusta, muy resistente y, al estar tan asentada en el mercado, son económicas.

Presta

El perno en las válvulas Presta va atornillado, por lo que en ellas se dan menos pérdidas de aire que en las válvulas Schrader. En este caso, el perno es exterior, está a mano: la suciedad se acumula menos y, en general, el conjunto es más hermético.

Por sus dimensiones, este tipo de válvulas miden menos y, por lo tanto, afectan también menos a la estructura de la llanta. La compatibilidad aumenta y no hay que realizarle modificaciones a la rueda para que la válvula encaje.

Dunlop

Si bien no son tan populares como las válvulas Presta y Schrader, las válvulas Dunlop, conocidas en algunas regiones como válvulas Woods, reúnen lo mejor de sus hermanas mayores.

En sí, son válvulas gruesas como las Schrader, aunque reducen el diámetro en uno de los extremos, equiparándose a la Presta.

La principal pega es que necesitas un adaptador para introducirla en un compresor de gasolinera. Es un poco engorroso, pero los adaptadores son realmente económicos. El punto favorable le viene a nivel estructural, ya que aguanta la presión mejor que otras válvulas.