Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Filtro

Núcleo de Rueda Libre - Magia en el Buje Trasero

El núcleo de la rueda trasera es una pieza que hace auténtica magia. Transmite la potencia de la pedalada por un lado y, por el otro, otorga libertad al buje trasero cuando no proporcionamos energía. Sus más de 30 años de historia se están adaptando al auge de los sistemas monoplato, caracterizados por ampliar el número de coronas y, por lo tanto, obligando a los aficionados a la rueda libre a adquirir adaptadores que les permitan conservar su sistema favorito sin dejar de estar a la última. Leer más

¿A qué llamamos núcleo de la bicicleta?

El núcleo de la bicicleta es una pieza cilíndrica que forma parte del buje y allí donde se ancla al cassette de la bici por medio de una serie de dientes. Gracias al sistema de transmisión, la energía generada por el pedaleo llega a la rueda trasera. Cuando dejas de pedalear, el núcleo del cassette se encarga de que la rueda siga girando y aproveche la inercia; lo sabrás por el característico sonido que hace la rueda libre al girar, similar en todas las bicis y con pequeñas diferencias de comportamiento según la marca, incluidas las que aspiran a que el núcleo, directamente, sea lo más silencioso posible.

Las virtudes del núcleo de la bici dependen de un mecanismo de 2 a 4 trinquetes. Incluyen muelles que los mantienen erguidos y ajustados cuando la rueda se mueve hacia delante o que liberan y desplazan libremente cuando pedaleamos mínimamente hacia atrás. De los trinquetes depende la respuesta de la bici al inicio del pedaleo. 

También de las nueve ranuras donde encajan los piñones; nueve orificios que han dominado el mercado durante más de treinta años y que, ahora, con la proliferación de los sistemas monoplato, experimentan por vez primera lo que significa tener competencia.

Los expertos consideran que los núcleos de rueda libre están viviendo el fin de una época, al menos, tal y como los conocíamos. El monoplato es el futuro. Con el mercado dominado por el núcleo tradicional y las principales marcas volcadas aún en su producción, todavía quedan años para quedar totalmente relegados a un segundo plano, pero los nuevos modelos de núcleo pegan fuerte, y te explicaremos el porqué. 

Núcleos de bicicleta de nueva generación

Los sistemas monoplato han añadido tamaños de corona superiores, de ahí que los fabricantes se hayan lanzado a la modificación de sus núcleos de siempre. El objetivo es mantener la rigidez y la confianza en el componente.

Entre las principales novedades aportadas por el sistema monoplato se encuentra el número de coronas, que ha aumentado espectacularmente, en especial, en los cassettes para bicicletas de carretera. En algunos casos, se alcanzan los cincuenta piñones en la corona superior, una cifra más que suficiente para enfrentarse a cualquier cuesta sin sucumbir ante el esfuerzo.

En todos los casos, el sistema monoplato obliga a fijarlos en una base única que acostumbra a enroscarse en el núcleo y que, por lo tanto, requiere cierta compatibilidad. Algunas marcas reducen peso con la corona más pequeña, que al quedar flotante sobre la segunda evitan que tengas que alargar el núcleo.

Para reducir la carga del núcleo de la bici y, por otra parte, reducir el peso total de la bicicleta, las coronas se fabrican con el sistema de mecanizado CNC, conocido por aligerar espectacularmente los materiales y lograr un contacto preciso con el cassette, sin los huecos que, con el paso de las semanas, se traducen en ruiditos y crujidos indeseados. En algunos casos, esta técnica se combina con piezas de aluminio, también muy ligeras. La resistencia, en cambio, se compensa con bulones de acero, las piezas que mantienen las coronas unidas entre sí.

Otras marcas han revolucionado los núcleos de bicicleta en un sentido práctico, añadiendo ranuras adicionales que permiten instalar un rango más elevado de cassettes. En ocasiones, hasta cassettes fabricados por piezas, que acostumbran a salir más baratos y combinan materiales como el aluminio y el titanio en nuevas y fabulosas aleaciones que mejoran el rendimiento, como el anodizado endurecido. Estos cassettes, en asociación con un buen núcleo de bici, permiten la tremenda cifra de coronas de 51 piñones.

Por sus características, has de tener claras tus intenciones con el núcleo de la rueda libre. En el ciclismo de carretera suele estar bien definido: interesa la velocidad y optimizar el esfuerzo. Las ventajas sobre los núcleos clásicos de 9 ranuras son evidentes. Se acabó el preocuparse por la resistencia del núcleo, olvida los tiempos en los que estos eran de materiales ligeros y, con asiduidad, el cassette los sembraba de muescas que, a la larga, lo inutilizaban para su cometido.

La relación de coronas y piñones obliga a andarse con cuidado a la hora de comprar un núcleo de cassette, ya que, sobre todo en los sistemas monoplato, pueden surgir incompatibilidades. Para ello están las especificaciones de cada producto, no te las saltes o la instalación y el uso posterior de tu núcleo dará serios problemas.

Algunos consejos para comprar un núcleo de bicicleta

Cuando compras un núcleo con la intención de sustituir el que tienes actualmente, tu atención siempre debe estar puesta en el modelo que dejas atrás, ya que será el que mejor se lleve con tus actuales ruedas. En cambio, si lo que quieres sustituir son las ruedas en sí, recuerda que, a día de hoy, no existen núcleos universales, pero sí más o menos compatibles con las principales marcas que fabrican bujes. Lo habitual es que el mejor rendimiento te llegue de aunar componentes del mismo fabricante. Por muy restrictivo que parezca, es conveniente, ya que esos recambios han pasado por un largo testeo antes de salir al mercado. Es más, en algunos casos, especialmente en las bicicletas de gama alta, el núcleo solo es compatible con piezas del mismo modelo, dificultando aún más la tarea.

El kit de conversión es una solución parcial a todos estos inconvenientes, en especial si tu interés en cambiar el núcleo pasa por querer probar otro sistema de trinquetes.