Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Cómo Elegir Culottes y Pantalones de Ciclismo de Mujer

Los pantalones y culottes de mujer son prendas que deben elegirse con sabiduría. Al estar siempre en contacto con la bicicleta y, en concreto, con el sillín, están sometidos a fuertes tensiones. Por ello, la comodidad impera ante todo, ya sea en competición como en salidas recreativas que pueden alargarse durante horas. En el mercado hay pantalones y culottes de mujer para todos los momentos, con diseños funcionales y, a la par, muy estéticos. Leer más

Tipos de pantalones y culottes de mujer

Los culottes de mujer son una prenda ceñida, pero no por ello apretada. Según el modelo, cubren la pierna parcial o totalmente. Se fabrican en materiales técnicos, capaces de soportar los cambios de temperatura y disipar el sudor que generas durante la marcha.

Según el corte, distinguimos tres modelos de pantalones y culottes:

Culottes Cortos

Entran en esta categoría todos los culottes de ciclismo de mujer que cubren el muslo en parte o por completo. No suelen llegar a la rodilla, de ahí que sean el modelo más fresco y apropiado para estaciones cálidas.

Pantalones de ciclismo piratas

El diseño de los pantalones piratas de ciclismo supera la rodilla pero no llega a los gemelos. Son algo más abrigados y ejercen cierta compresión sobre la rodilla que, según la persona, puede ser beneficiosa.

Pantalones de ciclismo largos

Los pantalones de mujer de corte largo alcanzan los tobillos, por lo que cubren las piernas en su totalidad. La protección es total y dan mucho juego en estaciones frías. En combinación con tejidos térmicos ofrecen una resistencia considerable a las bajas temperaturas.

¿Con tirantes o sin tirantes?

Aunque la mayoría de los pantalones y culottes de ciclismo vienen con tirantes, la realidad es que la decisión es subjetiva. Los tirantes ayudan a que el culotte no se baje durante la marcha, ya que el movimiento de pedaleo tiende a tirar de ellos en mayor o menor medida. En cualquier caso, que tu pantalón o culotte lleve tirantes no quiere decir que debas descuidar el ajuste de la prenda. Esta siempre debe seguir la pierna, sin arrugas, ya que no hará bien su trabajo de protección y generarte feas rozaduras.

Los tirantes del culotte adoptan diversas formas. Algunos pasan por los hombros y otros se cruzan por la espalda, siempre teniendo en cuenta la fisonomía femenina. En el caso de los culottes de ciclismo de hombre, los diseños varían ligeramente.

Elegir un buen culote

Lo normal es, como mínimo, contar con un par de pantalones o culotes de chica para disponer siempre de un recambio. Si tus salidas con la bici son más habituales, quizá te convenga comprar algunos más.

La cuestión es comprar un culotte de ciclismo de mujer tiene ciertas implicaciones que repercutirán en lo cómoda que estés sobre la bici. 

Badana

La badana del culotte juega un papel fundamental en el confort. En ella se concentra la tensión. Interesa pues que sea cómoda, de unas dimensiones acordes a las tuyas, para que ni falte superficie ni tampoco sobre. En ambos casos, es muy probable que sufras molestias o el siempre incómodo adormecimiento de la zona.

La badana ofrece protección y acolchado para amortiguar los impactos más comunes sobre la bici. Lo notarás si prácticas MTB o cualquier disciplina sobre terrenos irregulares. Aquí, el grosor de la badana es importante, aunque dentro de unos límites, ya que un exceso de grosor puede ser realmente incómodo.

Materiales

Los materiales del culotte y de la badana influyen en los resultados que obtengas. Para las badanas, interesa que sean materiales elásticos, adaptables al cuerpo. También que incluyan tratamientos antibacterianos y alergénicos que compensen todo el tiempo que las llevarás puestas.

En cuanto al pantalón y el culotte en sí, destaca el tipo de licra que escojas. En el mercado existe variedad aunque, en sí, todas funcionan de forma parecida. Como mucho, cambia la elasticidad y la resistencia, así como pequeños extras como la protección UV o posibles zonas acolchadas que han sido pensadas en caso de accidente.

Escoger la talla adecuada

La elección del culotte responde a una sencilla lógica: si es grande, irá holgado y será incómodo; si es pequeño, te apretará y también resultará incómodo, con una diferencia de presión que puede derivar en problemas circulatorios.

El pantalón o culotte de ciclismo de mujer debe ceñirse con exactitud, sin generar arrugas. Al quitártelo, comprueba que no te haya dejado marcas. Puede que encuentres algunas, pero no debe ser muy profunda.

Escoge fabricantes que se ciñan al muslo, a la cintura y a la longitud de las piernas. En cuanto a los tirantes, no deberían ejercer excesiva presión en los hombros. Sabrás que son los idóneos cuando te olvides de que los llevas puestos.

Qué evitas con un buen culotte

El uso de pantalón o culotte de ciclismo, en mujeres, también aporta una ventaja estratégica. Para empezar, ganas en salud, ya que el culotte es una prenda reglamentaria con años y años de pruebas por parte de los fabricantes.

Adormecimiento

El culotte te evita el adormecimiento de la región inguinal y perianal. Durante la ruta se dan cambios de postura que tratan de atajar la fatiga de mantenerse durante horas en la misma posición. El peso del cuerpo recae en zonas concretas. Ese peso presiona el músculo y los nervios, algo que, a la larga, puede ser dañino.

Otra problemática de las ciclistas es que el movimiento de rotación de los pedales produce rozaduras en los muslos. Responde a malos hábitos, aunque estos se pueden combatir con un buen pantalón o culotte de ciclismo de mujer.

Ahorras ropa interior

El culotte y la bandana no requiere el uso de ropa interior, ya que se supone que con estos ya está más que protegido. Algunas ciclistas no acaban de sentirse a gusto con esta decisión, por lo que conservan la ropa interior, eso sí, escogiendo fibras que respondan bien a horas de pedaleo. Pero, en sí, el uso de un pantalón o culotte ciclista de mujer es una ventaja a nivel confort, de ahí que la recomendación general sea tener más de uno de repuesto.