El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Mochilas de Ciclismo e Hidratación - El Almacenaje Inteligente

¿Lo tuyo son las rutas largas o el cicloturismo? Entonces, sabrás que una buena mochila de ciclismo añade nuevas posibilidades de almacenaje al conjunto de bolsas y alforjas que hayas instalado en tu bici. Porque muchos tipos de mochilas de ciclismo ofrecen gran capacidad de carga y numerosos bolsillos para guardar tus objetos personales, desde el saco en el que dormirás esa noche a la barrita energética que aplacará tu hambre. Y si lo tuyo es la competición y resistir más que nadie, adéntrate en el mundo de las mochilas de hidratación y amplía tus recursos en competición. Leer más

Características de las mochilas de ciclismo

Las mochilas de ciclismo se parecen a las mochilas de deporte convencionales aunque están orientadas al equipamiento de exterior y su diseño se concentra en el aerodinamismo que exige la conducción de una bicicleta. Suelen adaptarse a la espalda del ciclista a la perfección y así ofrecer la menor resistencia al viento posible. Cada marca tiene su propio sistema de ajuste, con correas que pasan por los brazos y que se ciñen al pecho o a la cintura.

Por otra parte, como buena equipación deportiva, se fabrican en materiales resistentes y con propiedades impermeables y una transpirabilidad superior. Además, incluyen variedad de compartimentos para que puedas transportar pertenencias de todo tipo, desde voluminosas hasta pequeñas, las que suelen dejarse a manos, como las bebidas isotónicas o las barritas energéticas.

Al comprar una mochila de ciclismo, se suele tener en cuenta lo siguiente:

Capacidad de carga y distribución del equipaje

Cuando viajas, te interesa que el equipaje esté bien empaquetado y ocupe el menor espacio posible. Por ello, todos los tipos de mochilas de ciclismo presentan compartimentos bien definidos, para que no tengas que andar rebuscando por ellas. A mayor facilidad, menos tiempo invertirás. De esos compartimentos, una buena parte serán bolsillos pequeños y mallas elásticas que impedirán que los artículos más pequeños vayan a su aire. En algunos casos, estos bolsillos se confeccionan con forros vistosos que facilitan la identificación o adoptan formas específicas, como las fundas de gafas que se añaden a las correas del hombro.

En el exterior ocurre lo mismo. Encontrarás más bolsillos, algunos con cremallera para que el contenido no se moje bajo la impredecible lluvia. Algunos de ellos adoptan formas específicas, como la de un bidón de hidratación para ciclismo.

Los cicloturistas encontrarán unas aliadas excepcionales en estos modelos de mochilas de ciclismo, ya que suelen incluir compartimentos diseñados especialmente para albergar la ropa sucia o húmeda, donde el revestimiento antibacteriano garantiza que la bolsa se llene de olores no deseados y, sobre todos, permanentes.

Una de las preocupaciones de las marcas de mochilas de ciclismo es que la bolsa no pierda la forma con el uso. Por ello incluyen en sus diseños sutiles estructuras de metal y muelles que garantizan la integridad del conjunto. Del mismo modo, los diseñadores otorgan más consistencia a los compartimentos inferiores de la mochila para que, al dejarla en el sueño, se mantenga en equilibrio, a modo de eje de gravedad. Otro extra interesante, sobre todo, cuando te quitas la mochila, son las asas repartidas por la parte superior y los lados que permiten transportarla como una bolsa o cargarla horizontalmente.

Materiales y diseño

Las mochilas para ciclistas se diseñan teniendo en mente un ajuste perfecto a la espalda. Cuentan con tirantes regulables para cada persona, sea cual sea su complexión. Estas piezas suelen fabricarse en materiales resistentes e incluyen cierres que funcionan forma segura e intuitiva, evitando así que se abran por accidente.

Los materiales de las mochilas de ciclismo son variados, aunque predomina los tejidos sintéticos. Lo habitual es que sean impermeables y cuenten con una superficie transpirable que garantice la expulsión del sudor sin detener la marcha. Hombros, axilas y riñones son las zonas más receptivas a estos tratamientos.

En situaciones de lluvia copiosa, nuestra mochila de ciclismo puede incluir fundas y cubiertas impermeables que se suman al estancamiento del interior. Son fáciles de poner y quitar, por si te preocupan las pérdidas de tiempo. Y, si aún no te has convencido, la cubierta incluye bolsillos para guardar objetos personales y pequeños, como las llaves o el smartphone.

Todo en la mochila ha sido pensado para obtener el mejor rendimiento, incluso durante la noche u otros momentos en los que la luz escasea. Las mochilas de ciclismo suelen incluir elementos reflectantes que mejoran tu visibilidad en el camino.

¿Qué son las mochilas de hidratación para ciclismo?

Las mochilas de hidratación son mochilas deportivas que incluyen un compartimento para la cantidad de agua que te parezca suficiente en tus rutas. Este puede ser de diferentes dimensiones según el diseño de la mochila, convirtiéndose en una alternativa a cargar con múltiples bidones.

A este compartimento puedes acceder gracias a tubos finalizados en boquilla de los que puedes aspirar en cada momento. Estos sistemas de hidratación son especialmente útiles en competición, donde interesa beber con regularidad.

La máxima expresión de esta tecnología son las mochilas de hidratación para ciclismo, orientadas a transportar varios litros de agua exclusivamente. Con ellas, prescindes del almacenaje de objetos y te aseguras de que no te falten líquidos durante los trayectos largos. Estos sistemas se fabrican en plásticos libres de contaminantes y el diseño facilita en todo momento la capacidad de agua en cualquier circunstancia.

La capacidad varía dependiendo del fabricante, aunque lo habitual es encontrar marcas de mochilas de hidratación de 2-3 litros de capacidad. ¡Recuerda que luego hay que cargarlas a la espalda!

Otros complementos de hidratación

Si una bolsa de hidratación te parece voluminosa y no cuadra con el ciclismo que practicas, quizá te interesen alternativas como los cinturones de hidratación y variantes como las riñoneras y los chalecos. Presentan una capacidad de almacenaje de agua similar y compensan con su peso ligero el equipaje que lleves en tu aventura de cross country. Son igual de recomendables en competición, especialmente en aquellas pruebas que se resuelven en unas horas.