Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Bicicletas Eléctricas Híbridas - Lo Mejor de Dos Mundos

Las bicicletas eléctricas híbridas ganan terreno en el ciclismo urbano y recreativo. Al combinar características de las bicis tradicionales con la asistencia a la pedalada de las bicicletas eléctricas, obtienes lo mejor de dos mundos apasionantes. Sus diseños tienen todo en cuenta: las diferencias anatómicas entre hombres y mujeres, la presencia de materiales ligeros y resistentes y unos motores con una autonomía amplia, pensada para tus paseos cotidianos o las escapadas que hagas en fin de semana. Entra en el mundo de las bicis eléctricas híbridas; explora sus infinitas posibilidades. Leer más

¿Qué es una bicicleta eléctrica híbrida?

Una bicicleta eléctrica híbrida suma las características de las bicicletas tradicionales, ya estén diseñadas para la carretera o para la montaña, con la tecnología de las bicicletas eléctricas. En esencia, son vehículos diseñados para los desplazamientos cotidianos, para ir al trabajo, pasear y ejercitarse a distintos niveles, desde un nivel lúdico al uso profesional por carretera o montaña. 

El origen de estas bicicletas híbridas, las llamadas hybrid bikes en el entorno anglosajón, responde a una necesidad. Décadas atrás, la tendencia era emplear las bicicletas de montaña en la ciudad, principalmente, por su comodidad frente a los modelos recreativos. Pero es cierto que las MTB están para rodar por senderos, no por el asfalto, de ahí que se buscara un punto intermedio que satisficiera a la mayoría de usuarios. Nacieron las bicis híbridas, con lo mejor de dos mundos. Con el tiempo y la entrada de los motores eléctricos en las bicis, los fabricantes de bicicletas híbridas añadieron motores a sus diseños, electrificándolas y dotándolas de la misma autonomía que ya estaban gozando las bicicletas eléctricas de carretera, las e-bikes de trekking y las bicis eléctricas urbanas.

Ventajas de la bicicleta eléctrica híbrida respecto a otras bicis eléctricas

Las bicicletas eléctricas híbridas se benefician de los pesos y la agilidad de las bicicletas profesionales. Suman también un interés por la robustez, ya que albergan componentes electrónicos, todo ello sin sacrificar la maniobrabilidad y el confort. Sí que es cierto que, dependiendo del modelo, las hay más orientadas al MTB o, directamente, similares a las bicicletas de carretera, así que antes de comprar bicicletas eléctricas híbridas, la recomendación es atender a sus especificaciones en busca de las características que se ciñan más a tu estilo de conducción.

Por lo demás, y más allá de las ventajas que le otorga la presencia de un motor central, la bici híbrida eléctrica presenta una serie de características estándar a tener en cuenta:

  • Emplean manillares rectos o de doble altura, como las bicis eléctricas de montaña. Con ellos, garantizas cambios de posición durante la marcha. Aunque ruedes por una ciudad, algunas de ellas presentan desniveles importantes que hay que atajar con un cambio de postura.
  • Esta comodidad también se refleja en la geometría del cuadro. La intención de las mejores marcas es favorecer los torsos erguidos y la relajación de brazos y cuello, aunque esto puede variar según el modelo. Aun así, tienen en cuenta el sorteo de obstáculos, pues se fabrican en materiales resistentes como el aluminio o, si te quieres dar un capricho, el carbono.
  • El peso de la bicicleta híbrida eléctrica es menor que el de las MTB eléctricas. Más que influir en la velocidad, donde no hay diferencias sustanciales en los tiempos que puedes lograr con unas y otras, sí resultan prácticas en esos instantes en lo que tienes que bajar de la bici y cargarla o empujarla unos metros.
  • Sus ruedas oscilan entre los 650 y los 700, aunque, como te puedes imaginar, dependen de las dimensiones del cuadro. El ancho de las cubiertas baraja los 32-40 mm. Por lo demás, se asemejan a sus hermanas, las bicis MTB eléctricas, caracterizadas por dibujos intermedios que aspiran a ofrecer un agarre óptimo. Igualmente, no descuidan la velocidad, de ahí que el rango sea amplio y puedas encontrarte con cubiertas más lisas.
  • Más capacidad de transporte, ya que compensan con su peso la carga extra que le añadas. Es especialmente útil en el uso urbano.

El motor de una bicicleta eléctrica híbrida

El mejor momento al comprar una bicicleta eléctrica híbrida surge de activar el motor central por primera vez. Pero recuerda que no estás ante una bicicleta 100% eléctrica, ya que, por lo general, este tipo de bicis híbridas presentan una batería de 350W y sus motores acostumbran a estar capados para que funcionen a 60 de par de potencia.

Entonces, te preguntarás: ¿De qué me sirve esta bici? ¿Por qué no me compro una bicicleta eléctrica normal? Porque, en principio, la bici eléctrica híbrida ofrece un extra de potencia en situaciones difíciles, como las cuestas, pero el grueso de la fuerza debes realizarla tú. Su modo natural es el modo eco, el de optimización de batería. Aunque puedes pasar a otros niveles de asistencia al pedaleo, ha sido diseñada para un uso prudente. Si entiendes un poco de bicis, lo verás en la suspensión y otras piezas, ya que no son específicas de e-bike. Mientras que en una bicicleta eléctrica urbana o de competición todos los componentes giran en torno a la electrificación, en las híbridas te encontrarás muchos elementos de las MTB sin electrificar, sin los refuerzos que habitualmente se instalan a sus motores y transmisiones.

¿Y en qué se notan estas limitaciones respecto a las e-bikes? En una ventaja física, ya que, a diferencia de MTB, que tras una marcha dura y prolongada te dejaría hecho polvo, con la híbrida eléctrica reduces considerablemente la fatiga muscular y la necesidad de descansar las horas siguientes. De este modo, puedes plantearte una salida de cuatro horas por la mañana sin desperdiciar la tarde echado en el sofá. Asimismo, la posibilidad de lesión se reduce de forma llamativa.