Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Ruedas MTB de 26”: El Clásico Que Se Resiste a Desaparecer

Las ruedas MTB de 26” reinaron en el mercado durante años hasta que fueron relegadas a un segundo plano. Llegaron otras medidas y otras formas de concebir el ciclismo de montaña. Y mientras algunos ciclistas aseguran que las ruedas de 26 son historia, otros se resisten a dejarlas atrás: se han convertido en los defensores acérrimos de una tradición a la que se han sumado un buen número de fabricantes. De ahí que las nuevas ruedas MTB de 26” aúnen el diseño clásico con tecnologías actuales. El resultado: una experiencia de conducción exclusiva y llena de retos. Leer más

¿Qué pasó con las ruedas MTB de 26”?

La medida de las ruedas de bicicleta de montaña es un debate que los ciclistas arrastran desde hace décadas, desde que se sustituyeron las clásicas ruedas de 26” por otros modelos más anchos como las ruedas mtb de 29”. La transición no fue sencilla, fue todo un cambio de paradigma al que las principales marcas se adaptaron, en algunos casos, con cierto escepticismo.

De estas dudas surgieron las ruedas de 27,5”, un paso intermedio que, hasta el momento, ha pugnado con las 29” por el dominio del mercado. Al final, son los usuarios los que deciden qué modelo prevalece. Así, en la actualidad, nos encontramos con una amplia gama de ruedas de mountain bike que tratan de cubrir tanto disciplinas específicas como los hábitos personales de los riders.

Y en cuanto a las ruedas MTB de 26”, ocurrió de todo durante esta transición. Al comienzo, el mercado de segunda mano creció enormemente para este tipo de ruedas, pero con el tiempo y la falta de recambios, fueron las propias marcas las que decidieron que las ruedas de 26” no podían morir. Comenzaron a producir modelos exclusivos basados en las ruedas de bicicleta antaño. Algunos fabricantes, incluso, nunca dejaron de producirlas, convirtiéndose en islas de nostalgia dentro del ciclismo de montaña.

La cuestión es que las ruedas MTB de 26” han experimentado una segunda juventud con todos los nostálgicos que las siguen instalando en sus bicis y los nuevos pilotos que quieren recuperar esta experiencia tan vintage.

Características de las ruedas MTB de 26”

La principal ventaja de las ruedas MTB de 26” es su propio tamaño. Al ser más pequeñas, son a la vez más ligeras y, sobre todo, más ágiles. Esta ventaja afecta a la aceleración, que resulta más eficiente que la de otras bicis. Por ello, son ideales en subidas cortas y empinadas, así como en caminos que requieren maniobras rápidas.

Lo que parece el capricho de una serie de ciclistas veteranos es una realidad demostrable, ya que las ruedas de 26” conceden una libertad enorme sobre el sillín. Como contrapartida, verás que todo lo que ganas en velocidad tiene que invertirse en control de la bici, concretamente, en terrenos irregulares, donde es muy fácil llevarse algún que otro susto. Todo es una cuestión de equilibrio, ya que una rueda de estas características, al acercar el sillín y el manillar, también pone difícil la estabilidad del piloto.

En el fondo, el motivo por el que las ruedas de MTB aumentaron su tamaño responde a todas estas pequeñas “pegas”. Con las ruedas de 29” se consiguió más estabilidad y seguridad. Los ciclistas ganaron en control sobre bicicleta y ruta, un factor que les ayudó a explotar aún más la montaña, hasta el momento, una fuente de diversión, pero también de peligrosas sorpresas.

Aquí es fundamental atender al “ángulo de ataque” de la rueda, que vendría a ser el nivel de resistencia a la rodadura que la rueda obtiene sobre una superficie. Recuerda que una mayor distancia entre ejes ayuda a superar obstáculos más grandes. La clave es el punto en el que el neumático golpeará el obstáculo y el ángulo en el que se producirá dicho golpe.

Por todo esto, las ruedas MTB de 26” gustan a los riders muy técnicos, ya que suponen un desafío al que la mayoría de ciclistas no están acostumbrados. De ahí su atractivo y el hecho de que se sigan produciendo.

Aspectos a tener en cuenta en las ruedas MTB de 26”

Emplear ruedas MTB de 26” no es solo un ejercicio de nostalgia. Tiene implicaciones serias a las que deberías atender. No llegan a inconvenientes, pero si lo tuyo es rodar sin complicaciones, quizá puedan llegar a serlo.

La bicicleta de montaña con un juego de ruedas de 26” requiere más atención que una bici estándar. Estás empleando un modelo obsoleto en muchos sentidos, no solo en sus ruedas. Como son de menor tamaño, algunos componentes que dependen de ellas también sufren modificaciones. Tendrás que adaptar, entre otras piezas, transmisión, amortiguadores, horquillas o cámaras de aire. En algunos casos no habrá problemas porque aún pueden encontrarse muchos recambios en el mercado de segunda mano o en fabricantes con una batería de clientes fieles que les animan a seguir produciendo piezas en esta dirección. Son pocos, pero suficientes para cubrir este nicho de mercado. Otros ciclistas optan por el mecánico de toda la vida, por las personalizaciones y los apaños, aunque estos sean más costosos. Pero este profesional, hasta cierto punto, tiene límites, y tarde o temprano le alcanzará la misma escasez de recambios.

La parte positiva de esta cacería de piezas antiguas es que es una práctica sostenible. También hay que tener presente el reciclaje en el mundo del ciclismo.

Disciplinas que siguen usando ruedas MTB de 26”

Se dice que las ruedas de 26” están obsoletas, pero esta afirmación presenta matices. Hay disciplinas que, por sus requisitos, agradecen ruedas estrechas. Algunas lo exigen por velocidad, por su rendimiento en competición. Otras, por las características de las rutas y circuitos que recorren.

Es el caso del Dirt Jump, disciplina que requiere bicicletas ligeras. Cada gramo que ahorras es una pequeña ventaja en competición. Por otra parte, las ruedas MTB de 26” se llevan bien con las suspensiones que emplean este tipo de bicicletas.

Los entusiastas del descenso aún siguen encontrando cierto desafío en las ruedas de 26”, aunque lo más normal sea pasarse a las de 27,5” o 29”.

En el fondo, es una cuestión de costumbres. El que aprendió con un par de ruedas de 26 seguirá haciéndolo mientras el contexto lo permita. En el fondo, no hay que olvidar que estamos ante una decisión individual.