El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Manillares MTB: Controla la Montaña

El manillar MTB es un complemento relevante en el control de la bicicleta. Cualquier diferencia en su diseño puede cambiar por completo tu estilo de conducción, así como potenciar o limitar tu experiencia en la montaña. Quizá sea una de las partes de la bicicleta que más atención requiere a la hora de comprarla, pues tendrás que atender a factores como el diámetro, la longitud, el peso, los materiales empleados y las posiciones de conducción que puedes adoptar. Elegir el mejor manillar MTB es una cuestión de control, confort y seguridad. Leer más

¿Cómo son los manillares MTB?

Los manillares MTB difieren de los manillares de otras disciplinas como los manillares para ciclismo de carretera. Presentan diámetros y formas diferentes, ya que estos periféricos están pensados para adoptar posturas sobre la bici que patrocinan la velocidad en diferentes niveles. En cambio, los manillares MTB se diseñan con la montaña en mente, con las decenas de obstáculos que te llevarán a cambiar de ritmo o dirección en cuestión de segundos.

Por lo demás, el manillar MTB presenta las mismas funciones que el resto de manillares: por un lado, controla la trayectoria de la bici y, por el otro, soporta parte del peso del ciclista.

Tipos de manillares MTB

Existen dos grupos principales de manillares para bicicleta de montaña:

Los manillares planos son populares. Por su forma, facilitan las posturas aerodinámicas, son más eficientes, pero, a la larga, más limitados si cambias mucho de posición durante la marcha.

Es cierto que facilitan las posiciones agresivas, que son idóneos en bajada, pero también que las manos reciben más peso que en un manillar de doble altura y, por lo tanto, estas se cansan mucho antes.

Los manillares de doble altura tratan de compensar estas limitaciones, pues son más bajos por la zona de la potencia y más altos por los extremos. Su ventaja principal es un mejor reparto de la tensión. Los brazos en general lo agradecerán, no solo las manos y las muñecas. También permite posturas más erguidas, más relajadas. Por contra, con los manillares de doble altura pierdes aerodinámica pues ejerces más resistencia ante el viento. Los descensos serán algo más lentos.

Resulta difícil determinar cuál de estos dos tipos de manillares MTB es mejor. Es una cuestión de hábitos sobre la bici e interés en exprimir sus posibilidades en diferentes tipos de terreno.

¿Qué medidas tienen los manillares MTB?

Los manillares MTB tienen dos medidas fundamentales a las que prestar atención: la longitud y el diámetro.

Longitud

La longitud depende del modelo de bicicleta aunque, en sí, existen una serie de estándares que facilitan la compra. Tan solo has de tener en cuenta que, a más largo es el manillar, mejor es su usabilidad y su estabilidad en descensos. También mejora el equilibrio sobre la vida y permite adoptar posturas que mejoran la respiración.

En cambio, los manillares estrechos lo ponen realmente fácil en caminos con obstáculos de gran tamaño como piedras y árboles. Mejora la maniobrabilidad y suma aerodinamismo en secciones rodadas.

Un consejo: si usas ruedas grandes, caracterizadas por una mayor inercia, es posible que obtengas mayor rendimiento de manillares largos.

Diámetro

El diámetro es la medida del manillar en su conexión con la potencia, el centro del manillar. Actualmente, el estándar es 31,8 mm. Lo encontrarás casi en la totalidad de bicicletas de montaña, pero aún quedan excepciones entre bicis antiguas o de gama baja que miden 25,4 mm. Como excepción, algunas marcas ofrecen modelos de 35 mm, orientados a disciplinas de alta intensidad como enduro y downhill.

Como ocurre con la longitud, tus hábitos como piloto van por delante, así como las posiciones más frecuentes que el terreno a recorrer demanda.

Rise, Backsweep y Upsweep

Estos tres conceptos también se relacionan con las medidas del manillar MTB y cambian por completo la experiencia de conducción:

El Rise

El rise es la elevación del manillar. Se mide en milímetros. Recibe este nombre (elevación) porque establece la diferencia de altura entre el eje del manillar y sus puños. De este modo, los manillares con rise corresponden a los manillares MTB de doble altura.

A mayor rise, más alta será tu posición sobre la bicicleta e irás más erguido. Redunda en tu comodidad y en tu campo de visión, que mejora sutilmente. A medida que esta cifra se reduce, tenderás a inclinarte sobre la rueda delantera, el peso tirará de ti hacia abajo y hacia adelante, lo que también es bueno, porque ganarás velocidad y mayor sensibilidad respecto al terreno.

La popularidad de estos manillares ha derivado en experimentación con sus diseños, donde encontramos manillares con un rise más que pronunciado, especialmente, en disciplinas como el enduro, que rondan los 20-40 mm.

El Backsweep

El backsweep es la curvatura del manillar hacia el cuerpo del ciclista. Cuanto más backsweep tenga el manillar, más cómodo será, ya que beneficia una postura más erguida y relajada. La morfología del propio ciclista también es un factor a destacar. Un ciclista con brazos cortos y un manillar de tubo horizontal largo encontrará alivio con un ángulo de backsweep generoso.

Lo habitual es encontrar manillares con 8º de backsweep, aunque el rango es amplio, ya que oscila entre los 7-10º. Estas medidas se hacen evidentes al contemplar el manillar desde arriba.

El Upsweep

Similar al backsweep, el upsweep mide el ángulo que forman la línea central del manillar y los puños. Evidencia la sutil inclinación de los extremos del manillar hacia arriba respecto a la horizontal.

El estándar en bicicletas de montaña son 5º, aunque puede variar ligeramente según el fabricante. El upsweep es muy relevante en modalidades como el enduro.

Peso del manillar MTB

El peso de los componentes de la bicicleta se ha convertido en la obsesión de muchos ciclistas. Con los manillares MTB ocurre lo mismo que con otras piezas: las marcas tratan de reducir el peso al máximo.

El peso común del manillar MTB son 200 gr. A partir de ahí, cada uso demanda más o menos peso.

Para ciclistas poco exigentes, los 200 gr están muy bien, pero en el momento en que accedes al circuito de competiciones, te das cuenta que, por ejemplo, el cross country, agradece manillares que pesen entre 100-170 gr. 

Los manillares de enduro son más robustos, y aunque con uno de 200 gr. ya te iría bien, pueden llegar hasta los 250 gr.

Con los manillares de downhill sucede algo parecido, interesa que pesen lo suficiente como para garantizar la estabilidad en descenso. Rondan los 300 gr, un peso más que respetable.