Devoluciones gratuitas durante 30 días
Más de 800 marcas
Filtro

Manillares Gravel - Control Total en los Caminos

Los manillares gravel son un tipo de manillar de bicicleta específico para esta exigente disciplina. Tanto si estrenas bici como si estás pensando en cambiar el manillar de tu bicicleta actual, te irá bien saber que a tu disposición existen gran variedad de modelos: manillares de doble altura, fabricados en fibra de carbono o aluminio, concentrados en el gravel o aptos para el bikepacking… Las mejores marcas te ayudarán a conquistar los senderos de grava y sacar el máximo rendimiento de tus aventuras ciclistas. Leer más

Ordenar por Popularidad

Características de los manillares para gravel

Los manillares gravel son similares a los manillares para bicicleta de carretera. La principal diferencia es que el flare es más abierto. Pero, ¿qué es el drop flare? El flare es la apertura del manillar medida en grados angulares: el ancho de la barra superior en relación con los extremos del manillar.

En esencia, los manillares gravel están orientados al ciclismo que se practica durante horas, como el cicloturismo o el bikepacking, una práctica recreativa en la que la comodidad está al mismo nivel que la diversión, consistente en pedalear mientras contemplas el paisaje o charlas animadamente con tus compis de expedición.

Este tipo de manillares rondan los 40-46 cm de ancho sin contar los extremos. A la hora de decidirte por uno tú tienes la última palabra, ya que, a menor anchura, menos espacio tendrás, por ejemplo, para colgar una bolsa de bicicleta o cualquier otro equipaje que consideres necesario para tu aventura.

Ventajas de los manillares de gravel

Como los manillares de carretera, los de gravel presentan notables diferencias si los comparamos con los manillares BMX y los manillares de descenso, aunque no tantas respecto a los de triatlón.

  • Movilidad de las manos. Es decir, que podrás cambiarlas de posición durante la marcha y afrontar de forma distinta el recorrido. Cuestas, descensos y llanos tienen su propia estrategia, así que, gracias a estos manillares, afrontarlas será pan comido.
  • Favorecen el aerodinamismo, una ventaja que deriva en mejor rodada, un incremento de la velocidad y mucha más facilidad para afrontar etapas largas. La resistencia ante el viento es menor, incluso cuando pedaleas lento.
  • La presencia de un flare mayor patrocina mejoras en el control de la bici por gran variedad de terrenos, en especial, cuando abandonas el asfalto y pasas a los senderos de grava.
  • Aumenta la capacidad de carga. El manillar gravel, al estar más abierto, permite colgar bolsas más grandes de lo que permitirían otro tipo de manillares, si es que por aerodinámica lo permiten.

Aspectos a potenciar del manillar gravel

Los manillares para gravel no presentan llamativos inconvenientes y casi siempre estos responden a los hábitos de conducción del ciclista más que a una problemática generalizada.

La principal pega es que, si tienes problemas de espalda o te falta técnica para compensar los rigores de algunas partes del trayecto, te resultarán incómodos.

Otros usuarios consideran que el hecho de que los frenos solo sean accesibles por un punto limita su autonomía en este sentido y, sobre todo, entran en conflicto con las bolsas que quieras colgar del manillar.

Elegir el mejor manillar gravel

Cuando buscas manillares de gravel, las opciones son enormes. Ya no solo de marcas, sino de modelos y dimensiones disponibles. Además de ser compatible con la potencia, el manillar debe ajustarse a tus propias características, como tu altura, anchura y peso. A más voluminosas sean tus dimensiones, mayor tendrá que ser la anchura recomendada del manillar. 

Piensa que has de tener presente en todo momento tres factores: el ancho de la barra superior y de la barra inferior, así como la altura respecto a la maneta del freno. La solución te la proporcionarán tu cuerpo y tus hábitos: estudia cuál es tu posición de agarre preferida y calcula la altura a la que te quedan los hombros respecto del manillar.

El tipo de circuito es también determinante en la elección de un manillar de gravel. Básicamente, necesitas saber si estará más compuesto de tierra que de asalto, así como conocer la velocidad media a la que quieres moverte, ya que, en un paseo recreativo impera la comodidad frente a otros factores orientados al aerodinamismo y la velocidad, pero en competición… ¡No puedes rezagarte!

Otros factores que pueden ser importantes en momentos puntuales son los conceptos de reach, backsweep, drop y rise. Todos están presentes en el diseño del manillar gravel y ofrecen un rendimiento distinto dependiendo de su longitud. Representan a las distancias entre barras, siendo algunas más recomendables para rodar por senderos de tierra y otras muy eficaces a la hora de prevenir dolores de hombros, brazos y, sobre todo, muñecas.

Manillar gravel plano - ¿Vale la pena?

Una de las últimas tendencias es instalar manillares planos a las bicis de gravel. La principal ventaja viene de los cambios, pues puedes montar en ellos hasta 12 velocidades. El motivo: las bicicletas de gravel con manillar plano requieren de manetas de cambio y de freno basadas en las de los manillares MTB, mucho más versátiles en ese sentido. En sí, ganas en control de la bici, pero tendrás que estar alerta a la aerodinámica, ya que esta puede resentirse debido a las posturas relajadas que puedes adoptar durante la marcha.

Manillares gravel de carbono

Nadie detiene al carbono en su carrera por imponerse como material favorito de los profesionales y los entusiastas de la bicicleta gravel. A los clásicos manillares de aluminio se añade una cada vez más amplia gama de manillares de carbono. Son ligeros, manejables, perfectos para arañar segundos al crono o hacer más llevaderas las maniobras difíciles. Aunque, técnicamente, el aluminio sea un metal más resistente y flexible, el carbono presenta más capacidad de amortiguación y absorción de las vibraciones del terreno, algo que te interesa cuando te lanzas a una larga ruta de gravel. Otra ventaja: las manos se cansarán menos y, a la larga, tendrán menos riesgo de lesión. Si al manillar le sumas unos buenos puños de gravel, sumarás salud a un excelente rendimiento. Naturalmente, estos componentes reflejan sus ventajas en el precio, superior al de los manillares de aluminio. Aunque siempre te lo puedes tomar como una inversión.