El derecho a desistimiento es ampliado hasta el 31.01.2023 para todos los artículos pedidos hasta el 25.12.2022.

Devolución gratuita
Más de 800 marcas
Envío gratuito a partir de 100 €6

Comprar Cubiertas de BMX - Guía Definitiva

Las cubiertas de BMX destacan por su personalización. Son cubiertas específicas para esta disciplina, con una serie de grosores que varían según el uso que le des. Porque no es lo mismo rodar por circuito que por las calles, ni afrontar un descenso con las mismas garantías de agarre que por una superficie llana. Otro factor importante es la resistencia al pinchazo, en el que entran en juego conceptos como el TPI y la cantidad de caucho que se ha empleado en su fabricación, ahí donde las mejores marcas ponen énfasis en la calidad de los materiales empleados. Leer más

Características de las cubiertas de BMX

Las cubiertas de BMX son parecidas a las cubiertas de MTB debido a las similitudes que presentan ambas disciplinas. Rodar por tierra, con súbitos cambios en la ruta, con obstáculos que ponen a prueba la resistencia de los neumáticos… Todos estos detalles las hacen hermanas, pero a la hora de la verdad, las necesidades son distintas, con un rango de anchos que determinan su efectividad y, sobre todo, su agarre en subcategorías como el Dirt, Race, Flat y Freestyle y su capacidad para sortear montículos y pumptracks.

Las cubiertas para BMX son un componente de la bici económico y de enormes prestaciones. Según el modelo, puedes orientar la inversión al agarre o a la velocidad. Si te preocupa el peso de tu bici, sigue el modelo de las cubiertas de carretera, las más livianas del mercado. El primer consejo que te dará un profesional es que comiences por las cubiertas si tu deseo es optimizar la bici, ya que un simple cambio a un neumático con menos caucho puede reducir considerablemente el peso global de la bicicleta. No te olvides tampoco de la cámara de aire, muy presente en las bicicletas de BMX debido a la presión que requieren sus neumáticos.

Los siguientes son algunos de los factores que distinguen a las cubiertas de MTB del resto de cubiertas del mercado:

Medidas

Las cubiertas de BMX presentan un rango de anchuras variado en el que influye el tamaño del aro de la llanta. Ten en cuenta antes de comprar tu nueva cubierta que los datos ofrecidos por el fabricante surgen de la medición de altura desde la pared de las llantas de BMX hasta la parte de superior de la rueda, una vez inflada. Si la pared del aro es ancha, exigirá más grosor. Comprender este sistema es cabal, ya que puedes encontrarte una cubierta de 2,30 más gruesa que una de 2,40, algo que, a simple vista, no parece tener sentido.

Del mismo modo, la anchura debe contrastarse con el cuadro, ya que una rueda ancha tendrá problemas de encaje con un cuadro estrecho. En ese caso, lo recomendable es mantenerse en los 2,30 o la rueda rozará con los tubos.

En general, las cubiertas de BMX responden a tres medidas: 16, 20 y 24 pulgadas, ya que la mayoría de estas cubiertas se montan en ruedas de 20”. 

Dibujo de la cubierta de BMX

El dibujo de las cubiertas es influyente en la relación de estas con el agua. Sí que es cierto que algunos dibujos mejoran el agarre, pero no es su función principal. El dibujo está ahí para desaguar, así que te interesa escogerlo según el terreno que recorras y la climatología de la zona.

Ya sabes que si el agua o el barro se quedan entre el suelo y la superficie de contacto de la rueda, esta perderá progresivamente su agarre y, por lo tanto, dificultará la maniobra. Algunos dibujos también facilitan el mantenimiento y la eliminación del barro seco.

Colores

El tema del color de la cubierta de BMX suele ser polémico. Todo el atractivo que tienen estos neumáticos choca con sus prestaciones, ya que algunos tintes logran que el neumático se cristalice antes de tiempo. La cristalización, al igual que ocurre con las pastillas de freno, es un endurecimiento que despoja a estas piezas de su resistencia a la fricción. En el caso de las cubiertas para BMX, te encontrarás que el caucho pierde agarre y porosidad.

En caso de que escojas un tinte colorista para tu bicicleta de BMX, lo mejor es optar por colores oscuros, próximos al negro, ya que te durarán mucho más que una cubierta de color. Si, aun teniendo en cuenta este pequeño inconveniente, quieres que tu rueda farde de color, puedes optar por una sencilla banda en el tono que más te guste, una que no afecte a la rodada. En cualquier caso, es una decisión personal que afecta al gasto en mantenimiento de tu bici. Todas las cubiertas de BMX, con o sin tinte de color, pasan por numerosas pruebas de seguridad y salen al mercado cumpliendo altos requisitos.

La importancia del TPI

El TPI es el acrónimo de Threads per Inch, un término anglosajón que puede traducirse por “hilos por pulgada”. El TPI es la cifra de hilos en el interior de la cubierta, en la sección que no es de caucho, su parte rígida. Fabricados en sofisticados compuestos, las mejores cubiertas para bicicleta de BMX suelen ser de kevlar.

El TPI influye en la elección del neumático, ya que determina su elasticidad y su resistencia ante el pinchazo. El TPI oscila entre las 30-120 pulgadas. A más alta esta cifra, más hilos por centímetro cuadrado tendrá la cubierta. A más hilos, menos goma y, por lo tanto, te encontrarás con un neumático más ligero. En el lado opuesto, las cubiertas de TPI bajo presentan más caucho y son más pesadas y resistentes a los pinchazos.

Tu forma de conducir determina la elección: si te mueves por la ciudad, es posible que te convenga un TPI bajo, mientras que un TPI alto (90-120) te será más conveniente en park y rampa. Disciplinas tan concretas como el descenso exigen neumáticos con un TPI bajo (30) que impliquen menos presión y más peso, y que sean capaces de soportar mejor el desgaste. Recuerda que, para compensar el TPI, siempre puedes jugar con el dibujo de la cubierta y compensar cualquier agarre que pierdas al aumentar los hilos.