COVID-19: Plazo de entrega3 10 a 15 días hábiles a Estados Unidos

800.000 clientes activos

La Ropa de Invierno Ideal para Ciclistas – Chaquetas, Culottes, Accesorios y Mucho Más

Ya sea en frías mañanas invernales de camino al trabajo, durante una escapada a la nieve o en días lluviosos durante el otoño: con la ropa adecuada, disfrutarás del ciclismo en cualquier época del año. Una chaqueta de invierno orientada al alto rendimiento junto con un culotte provisto de una capa aislante de lana merina o felpa te ofrecen una protección óptima contra el frío y la lluvia. No olvides completar tu look con ropa interior compresiva adecuada, calzado de invierno y accesorios como unos guantes térmicos impermeables, un gorro y una braga de cuello y ¡sal a la calle con tu bicicleta!

Leer más

Capa a capa contra el frío y la humedad

En días helados y fríos y climas variables, el sistema de capas (o el principio de la cebolla) ha demostrado su eficacia desde hace mucho tiempo. En deportes al aire libre, ayuda a equilibrar el exceso de calor corporal y la humedad, además en diferentes temperaturas y condiciones climáticas. Especialmente cuando uno está activo en la naturaleza es extremadamente importante coordinar de manera funcional las capas de la ropa para asegurar la mejor temperatura corporal posible, incluso durante periodos de esfuerzo. Las múltiples capas finas también pueden reaccionar de forma más flexible a los cambios climáticos o a las roturas. Cada capa cumple un propósito específico.

Ropa que se ajusta directamente a la piel. Las denominadas capas bases son la base del principio de la cebolla. La ropa interior reguladora es la mayor responsable de mantener la humedad y sudor lejos de tu piel, para que así se pueda mantener un espacio de aire caliente entre la piel y el tejido. Dado que los baselayer entran en contacto directo con la piel, los pantalones y prendas de lana merino y acrílica proporcionan un olor neutro y son de secado rápido.

La capa intermedia tiene la capacidad de aislamiento y transpirabilidad. Por su ubicación central debe mantener la temperatura del cuerpo y a la vez transportar la humedad hacía el exterior. Según cada exigencia y uso hay muchas más capas intermedias de gran utilidad: Desde camisetas de manga larga transpirables hasta los jerséis, polares, de lana o textiles mixtos inteligentes.

La capa exterior (conocida generalmente como Shell Layer, Outer Shell o capa de aislamiento extra) tiene que lidiar con muchos desafíos. A fin de cuentas, esta debe protegerte y proteger las capas interiores del frío, viento, lluvia, nieve y humedad, y a su vez, conservar un cierto de grado de transpirabilidad y movilidad. Por suerte existen chaquetas, chalecos y pantalones modernos que te mantienen bien abrigado y a gusto tanto en una pausa en alguna cima o en una rápida carrera de bicicleta o esquí. Según la actividad se emplean la mayoría de las veces plumas o relleno sintético como Primaloft® o Polartec®. A menudo encontrarás también chaquetas que se pueden usar para diferentes propósitos y además están equipadas con materiales impermeables y a prueba de viento, como por ejemplo Gore-Tex®, Pertex® y Windstopper®.

Los mejores materiales para cada terrreno

Plumas – Súper livianas y naturalmente cálidas

Las ventajas y desventajas de la pluma son bien conocidas. Ofrecen excelentes propiedades aislantes, especialmente en lo que respecta a su alta compresibilidad y bajo peso. También pueden cubrir un amplio rango de temperaturas y proporcionar una temperatura óptima en muchas situaciones. El plumón es extremadamente duradero cuando se cuida adecuadamente, pero también tiene un precio. También es importante observar más de cerca el origen del plumón para ver cómo las marcas prestan atención al bienestar de los animales. Los certificados como el Responsible Down Standard, el Down Codex o el Global Traceable Down Standard identifican los productos de plumón en los que se excluye el desplume vivo. Las pequeñas plumas de plumón también son susceptibles de mojarse, ya que pueden pegarse entre sí y perder sus propiedades aislantes.

Pero incluso aquí hay varios factores a considerar que pueden hacer una gran diferencia. El rendimiento térmico y la calidad de las chaquetas de plumas o plumíferos dependen en última instancia del volumen (cuin), la proporción de mezcla y la cantidad de relleno. La voluminosidad, a menudo denominada capacidad de relleno, fillpower o loft, se expresa en cuin y define la capacidad del plumón de expandirse de nuevo después de la compresión. Cuanto más alta sea la indicación en cuin, mejor será el rendimiento térmico en relación con el volumen y el peso. Las buenas chaquetas de plumón suelen tener al menos 500 cuin, mientras que la clase superior comienza en 800 cuin. 

Para la estabilidad del relleno de plumón, normalmente se le añade una cierta cantidad de plumas de apoyo. La relación de mezcla (p. ej. 95/5) también influye en la voluminosidad y, por lo tanto, entrega datos sobre las propiedades de aislamiento de la prenda. Una proporción del 95 % de plumón y del 5 % de plumas habla de una calidad muy alta y de un excelente aislamiento de las chaquetas, pantalones o chalecos. Sin embargo, la capacidad de relleno (fillpower) y la relación de mezcla por sí solos no son suficientes para poder determinar la capacidad térmica. Lógicamente, esto también depende de la cantidad total de relleno utilizada. Cuanto mayor sea el peso por unidad de superficie (gr. por m²), más caliente será.

Con el plumón, estarás perfectamente equipado cuando cada gramo cuente o cuando las temperaturas bajen. Sobre todo porque ahora también es posible usar y disfrutar de los beneficios de este producto natural durante los días húmedos, gracias a los plumones especialmente impermeables.

Fibra sintética - La innovación

Las prendas de vestir de fibras sintéticas como Primaloft® o el innovador vellón Polartec® suelen ser menos comprimibles que el plumón, pero también son menos susceptibles a la humedad y, en general, más económicas. Estas conservan sus propiedades aislantes incluso cuando están muy mojadas y, por lo tanto, es especialmente adecuado para actividades deportivas más intensas, en parte porque ofrece una gran libertad de movimiento. Los rellenos de fibra sintética actuales son ligeros y transpirables, a menudo repelen el viento y el agua y ofrecen un alto rendimiento térmico. Al igual que con el plumón, la calidad también puede juzgarse por su volumen y cantidad de llenado. 

Lana - Versátil, de regulación natural y extremadamente confortable

La lana sigue manteniendo hoy en día una capacidad multifuncional y se utiliza como forro en chaquetas aislantes o como capa intermedia (midlayer) independiente, así como en ropa interior y guantes. Renovable y biodegradable, se caracteriza especialmente por su efecto regulador de la humedad e inhibidor de olores. Desde el punto de vista ecológico, es en promedio menos dañino que el plumón. La lana merino en particular se ha hecho renombre en el campo del outdoor en los últimos años. La gran comodidad que ofrece durante largos períodos de tiempo, la hacen ideal para usar durante largas caminatas y recorridos deportivos. Solo que en términos de peso y compresibilidad no se iguala del todo con las propiedades del plumón y las fibras sintéticas. Ya sea lana de oveja escandinava, merino, alpaca o yak: si el peso no es de mucha importancia, promete las mejores propiedades de aislamiento y una ingeniosa regulación de la temperatura.

Calor extra para pies y manos

Debería ser bien conocido lo importante que es el aislamiento adecuado en las extremidades para mantener una temperatura corporal ideal. Las zapatillas o botas de invierno adecuadas no solo tienen una suela que te protegen de resbalar por la nieve y el hielo, sino que también aseguran que tus pies estén siempre perfectamente abrigados. Para ello, las suelas están reforzadas con materiales termoaislantes (por ejemplo, goma de EVA, vellón o papel de aluminio). Para ofrecer una protección completa, la mayoría de las zapatillas de invierno están equipadas con un tejido de nylon de alta calidad y una espuma aislante o fibras aislantes de poliéster. Junto con una capa intermedia impermeable y transpirable garantizan que los pies se mantengan secos y calientes en todo tipo de circunstancias. Los materiales naturales como el cuero o la lana de cordero también pueden proporcionar un excelente aislamiento contra el frío y la humedad. Por otra parte, no hay que perder de vista el factor ético en la relación al cuero o la piel de origen animal, aunque pueden ser extremadamente duraderos si se cuidan adecuadamente.

No hay nada peor que manos frías y húmedas. No importa si uno anda en bicicleta, caminando, esquiando o escalando. Afortunadamente, ahora existe una amplia gama de guantes para todo tipo de usos. Forros de fibra sintética resistentes, ligeros y con una excelente capacidad de termoaislamiento como Primaloft®. Guantes de lana y liner de gran eficacia, finos y especialmente cómodos, así como guantes de lana de expedición resistentes al viento y al agua. Dependiendo del grosor y la confección de los guantes obtendrá más calor y robustez (por ejemplo manoplas o guantes de cuero) o más comodidad y tacto (mitones o liner). Con una ropa aislante adecuada, ningún deportista al aire libre pasará frío o le temerá al invierno. ¡A lanzarse a la aventura!